•  |
  •  |

Las celebridades no están exentas de cometer errores con las decisiones que toman en su vida, y en cambio están más propensas al descontrol y los vicios frente al ojo público que les juzga y ridiculiza sin piedad.

Algunos logran reivindicarse después de un tiempo de fracaso o escándalo, otros siguen ahí como si no les importara lo que opinen sobre ellos.

LINDSAY LOHAN
A sus once años saltó a la fama por la película “Juego de gemelas”, y luego la adolescente hermosa que protagonizó “Un viernes de locos”, “Chicas pesadas” y “Herbie a toda marcha”, se desvió de la actuación y la música hacia prisión en más de una ocasión, por estado de ebriedad, posesión de drogas, robo y accidentes automovilísticos.

BRITNEY SPEARS
La intimidad de la princesa del pop tuvo repercusiones en su imagen pública. Su matrimonio con el bailarín Kevin Federline entró en crisis, ella comenzó a descuidar su apariencia personal y consumir sustancias nocivas, por lo cual estuvo reincidentemente en clínicas de rehabilitación y perdió la custodia de sus hijos.

DEMI LOVATO
La estrella de Disney sucumbió ante el estrés de compartir una gira musical junto a su exnovio Joe Jonas y su nueva pareja; ante la situación se comportó de manera agresiva con Ashley Greene. Interrumpió la gira y terminó en rehabilitación, entre otras cosas por consumo de drogas, desórdenes alimenticios y baja autoestima.

AMANDA BYNES
Alcanzó la popularidad como estrella de Nickelodeon con “El show de Amanda” a finales de los noventa, su carrera actoral la llevó a ser protagonista de películas como HairSpray o Easy A; y de repente comunicó en Twitter que se retiraba del medio. Poco después enfrentó problemas con el policía, debido a que conducía en estado de ebriedad y fumar marihuana. Terminó en el psiquiátrico y se le detectó trastorno bipolar.

MACAULAY CULKIN
Alcanzó la fama de manera precoz a los diez años, en los años noventa todos sabían sobre él por su protagonismo en los dos filmes de “Mi pobre angelito”. Esto conllevó al divorcio de sus padres, quienes mantuvieron una disputa legal por su custodia, retirándole de la industria a los 14. Las consecuencias se han manifestado en arrestos por alcoholismo y posesión de drogas, que casi le llevan a la muerte.

CHARLIE SHEEN
En 2010 se convirtió en la estrella de la televisión americana mejor pagada, pero sus conflictos personales le pasaron factura y no continuó en el programa cómico “Dos hombres y medio”. Fue acusado por violencia doméstica por Denise Richards, ingresó varias veces a rehabilitación, hirió accidentalmente a una de sus exesposas de un balazo en el brazo y se le quitó la custodia de sus hijos por estar “mentalmente insano”.

MEL GIBSON
Su honor como actor, director y productor estaba por lo alto después de ser galardonado con cinco Premios de la Academia por la película “Corazón valiente” y también por el éxito taquillero de la Pasión de Cristo. Hasta que sus ideologías antisemitas fueron públicas tras un arresto por conducir en estado de ebriedad; dijo a los policías que los judíos son culpables de todas las guerras.

“Creo que me casé por las razones equivocadas. En lugar de seguir mi corazón y hacer algo que me hiciera realmente feliz. Solamente lo hice porque... por la idea del matrimonio y todas esas cosas”.  BRITNEY SPEARS, CANTANTE.