•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Romeo y Julieta, la obra trágico amorosa del escritor William Shakespeare, fue puesta en escena en el Teatro Nacional Rubén Darío, los días 17 y 18 de este mes. Celebrada por los presentes, la compañía Russian Classical Ballet interpretó, sin cambios sobre el escrito original, una de las obras teatrales más exhibidas del dramaturgo inglés, superando a Hamlet y McBeth.

La misma pieza teatral fue interpretada hace dos años en musical, pero en esta ocasión el elenco ruso logró, a base de coreografías y ritmo en los movimientos, interpretar la obra que se basa en la disputa de dos familias rivales, Montescos y Capuletos, que no desean la unión entre sus hijos, Romeo y Julieta.

La escenografía empleada, tanto vestuario y telones intentan trasladar al espectador a Verona (Italia) y presenciar cómo el idilio entre los jóvenes sortea problemas.

Éxito logrado en parte por Olessya Gapienko, quien interpretó a Julieta y Andrii Sorokin a Romeo. Sin embargo, fue el trabajo musical de Sergei Prokofiev, el libreto de Sergei Radlov y Adrina Piotrovski y la coreografía de Leonid Lavrovski, las que lograron la atención del público nicaragüense.

Salvo algunas subtramas no desarrolladas, debido al propio lenguaje que la danza de ballet prioriza, el desarrollo y final de la trama correspondió al que Shakespeare creó y publicó en 1579: la pareja Romeo y Julieta se casan a hurtadillas de sus familias, pero su amor es prohibido, la familia de Julieta decide desposarla con el Conde París, por lo que la protagonista opta por inducirse a un coma temporal para escaparse con Romeo, creyéndola este que está muerta de verdad, Romeo se envenena y, finalmente, Julieta viendo a su amado muerto se suicida con una daga.

De manera exitosa la compañía europea finalizó sus actuaciones en Nicaragua. Y prevén continuar su gira en Portugal. La obra ya ha sido exhibida en Gran Bretaña, México, Australia, Nueva Zelanda, Guatemala y China.