•  |
  •  |

Nacida en Ohio, EE.UU., en 1965 y con siete hermanos de los dos matrimonios de su madre, Sarah Jessica Parker tomó desde pequeña clases de canto y baile, que le permitieron participar en su primera obra de teatro profesional en Broadway con tan solo 11 años a las órdenes de Harold Pinter.

Y a los 14 años logró su primer papel protagonista en el teatro, en uno de los musicales más famosos de Broadway, “Annie”, casi a la vez que debutaba en el cine con “Rich Kids” (1979), aunque su primer personaje destacado en la gran pantalla fue el de Rusty, una de las amigas de Kevin Beacon en “Footlose” (1984).

En aquel comienzo de su carrera era, sin embargo, más conocida por las series de televisión en las que participó, como “Square Pegs”, “A year in the Life” o “Equal Justice”, y, sobre todo, por su relación con una estrella emergente: Robert Downey Jr.

De 1984 a 1991 fueron la pareja ideal de Hollywood, dos jóvenes actores destinados a ser estrellas del cine que se habían conocido durante el rodaje de “Firstborn”. Ambos tenían 19 años y decidieron irse a vivir juntos pocos meses después de su primer encuentro. Pero la adicción a las drogas del actor acabó con la relación siete años más tarde.

ESTABILIDAD

Tras su ruptura con Robert Downey, en su siguiente película, “Honeymoon in Vegas”, Parker conoció a Nicolas Cage, con quien mantuvo una breve relación, a la que siguió un romance con uno de los solteros de oro de la época, John Kennedy.

Pero la estabilidad le llegaría con el actor Matthew Broderick, amigo de uno de sus hermanos y con quien acabaría casándose en 1997, en una ceremonia en una antigua sinagoga neoyorquina donde la actriz apareció con un original vestido negro.

EL GLAMUR,  EL SEXO Y NUEVA YORK

La relación con Broderick le dio la estabilidad necesaria para centrarse en una carrera que no terminaba de despegar. Pero sería su regreso a la televisión el que le daría el papel más destacado hasta ahora de su carrera y difícil de superar en lo que a repercusión mediática y popularidad se refiere.

Fue el de Carrie Bradshaw en la serie “Sex and the City”, basada en las columnas que la escritora Candance Bushnell publicó en The New York Observer y que contaba la vida de una joven neoyorquina, sus amigas y sus relaciones sentimentales.

Producida por el canal HBO, el primer episodio se emitió el 6 de junio de 1998 y desde el primer momento conquistó a un público fiel que siguió las andanzas de Carrie, sus amigas --Samantha, Charlotte y Miranda-- y sus idas y venidas con su gran amor, Mr. Big.

La serie se prolongó por seis temporadas y 94 episodios, hasta el 22 de febrero de 2004, que fue el día de emisión del último capítulo.

La irreverencia y naturalidad con la que las protagonistas trataban los temas sexuales, sus cuidados, extravagantes e imposibles conjuntos --especialmente los de Carrie- y el humor irónico que destilaban sus historias, fueron los elementos que propiciaron el éxito de una serie en la que cada uno de sus personajes conocían a la perfección su papel y su importancia para el conjunto global.

Y tanto éxito tuvo la serie, que se realizaron dos películas que continuaron con las aventuras de las chicas. La primera, de 2008, con notable éxito de taquilla, algo que no se repitió en la segunda, estrenada en 2010, y que demostró que la historia ya se había exprimido al máximo.

LA VIDA MÁS ALLÁ DE CARRIE

Desde que finalizó la serie, la actriz se ha centrado principalmente en comedias románticas como “The Family Stone” (2005), “Faillure to Launch” (2006), “Did you Heard About the Morgans?” (2009), “I don’t know How She Does it” (2011) y “New Year´s Eve” (2011).

Pero a pesar de ese escaso éxito o quizás debido a ello, la actriz ha diversificado mucho su actividad profesional. Hace poco más de un año se lanzó al diseño de los zapatos --el elemento esencial de su personaje de Carrie-- para unos conocidos grandes almacenes estadounidenses.

También dedica parte de su tiempo a impulsar la educación artística y, desde hace años, da clases presenciales y a distancia en la escuela King de Portland (Oregon). En 2013, subastó parte de los zapatos que conservaba de la serie a beneficio de La Guardia High School of Music, de Nueva York.