•  |
  •  |
  • END

El escritor nicaragüense doctor Carlos Tünnermannn Bernheim, cierra este año con una buena noticia, pues el Consejo Universitario de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), México, acordó recientemente conferirle su máxima distinción académica, el Doctorado Honoris Causa.

El acuerdo firmado por la autoridad rectora expresa que se otorgará dicha distinción a finales de enero de 2009 “en reconocimiento a su fecunda trayectoria académica y a su valiosa contribución al mejoramiento y transformación de la educación superior de América Latina”.

“Recibo esta noticia con satisfacción y humildad. Con satisfacción porque siempre es grato que a uno le reconozcan su trabajo y con humildad porque los honores y distinciones no deben ser motivo de envanecimiento”, dijo el escritor.

Ya es el tercer Doctorado que recibe a nivel internacional. Sin embargo, en Nicaragua, a pesar que todos conocen su trayectoria no aparece alguna institución reconociéndole su labor ¿A qué se debe?
En realidad, dos Universidades de Nicaragua me han conferido el Doctorado Honoris Causa: la UPOLI, que fue la primera y a la que por afecto y gratitud considero mi segunda Alma Máter, y la UNAN – León, que es mi Alma Máter, donde me gradué, y por cuya autonomía y engrandecimiento trabajé por muchos años.

En el exterior, dos Universidades de República Dominicana, país donde mucho me aprecian, me han otorgado igual distinción: la Universidad “Pedro Henríquez Ureña” y la Universidad APEC, ambas de Santo Domingo. Mis colegas dominicanos valoran la proyección de mis libros y de los Seminarios, Cursos y Talleres que he impartido en ese país durante varios años, como un aporte al desarrollo de la educación superior de su país.

Estudiantes, poder y manipulación política.

Ya no se sabe a qué se enfrentan los futuros profesionales de Nicaragua. Cómo especialista en el campo académico, ¿cree que estamos padeciendo por la pérdida de la autonomía universitaria en el país?
La autonomía universitaria se mantiene en su aspecto legal pero, a veces, me parece que no se utiliza en toda su potencialidad para ejercer la función crítica frente a la problemática nacional.

La función crítica es fundamental para las Universidades, como orientadoras de la sociedad. Ante tanto problema que enfrenta el país: políticos, económicos y sociales, muy rara vez se escuchan los planteamientos universitarios que contribuyan a resolverlos, planteamientos que deben despojarse de compromisos políticos y fundamentarse únicamente en criterios académicos.

Este año se retiró definitivamente como presidente del Centro Nicaragüense de Escritores. Fueron notables los aportes que hizo a la literatura dentro y fuera de la Asociación, ¿qué sigue ahora? ¿Proyectos nuevos?
Estoy siempre activo como Consultor Internacional en Educación Superior. Para el año próximo ya tengo compromisos en Ecuador, Panamá y México. Voy a sacar tiempo para escribir mis Memorias y completar la colección de “Breviarios Universitarios”, que está editando HISPAMER.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus