•  |
  •  |
  • EFE

Para ser el actor mejor pagado de Hollywood, con unas ganancias anuales de 75 millones de dólares, según la revista Forbes, Robert Downey Jr. no ha recorrido precisamente un camino de rosas.

Tiene dos Globos de Oro y un premio Bafta, además de dos nominaciones al Óscar, pero su enturbiado pasado con las drogas, ingresos en prisión y amplias temporadas en centros de rehabilitación, le han marcado su cincuentenaria existencia.

Robert Downey Jr. nació en la ciudad de Nueva York, el 4 de abril de 1965, y la crítica especializada lo ha señalado como uno de los mejores intérpretes de su generación con momentos estelares, como su papel de Charles Chaplin, en la película “Chaplin” (1992), dirigida por el británico Richard Attenborough, una biografía del genial cineasta y actor, que la Academia de Hollywood reconoció con una nominación al Óscar.

También de excelentes fueron catalogados por la crítica sus trabajos en “Vidas cruzadas” (1993), de Robert Altman, en la cual encarnaba a un maquillador televisivo obsesionado con engañar a su mujer; o en “Richard III” (1995), en la cual era una víctima del monarca encarnado por Ian McKellen, y en su brillante colaboración para el filme “Jóvenes prodigiosos” (2000).

En este mismo año, pasó a formar parte del equipo protagonista de Ally McBeal, cuando esta serie de televisión se encontraba en horas bajas. Interpretaba a un abogado que salía con la protagonista y, a partir de ahí, la serie batió récords de audiencia. Por este trabajo, el intérprete neoyorquino fue premiado con el Globo de Oro.

Arma cargada
Pero, tras ser detenido por consumo de drogas, los guionistas dieron por terminado su papel en la serie: su personaje se despedía de Ally McBeal mediante una nota.

“Es como tener un arma cargada en la boca y el dedo en el gatillo. Sabes que en cualquier momento se va a disparar, pero te gusta el sabor del metal del arma”, dijo en una ocasión sobre su adicción a las sustancias prohibidas.

En 2002, puso fin a sus problemas legales tras cumplir tres años de libertad condicional y permanecer un año entero desarrollando un programa de rehabilitación.

Un año más tarde, el actor y director Mel Gibson le dio la oportunidad de retomar su carrera cinematográfica en “The Singing Detective”, y su interpretación en “Gothika”, junto a Halle Berry y Penélope Cruz, fue toda una declaración de intenciones: estaba listo para volver al trabajo.

Downey Jr. obtuvo su segunda nominación al Óscar gracias a su papel en la comedia de Ben Stiller “Tropic Thunder” (2008), poco antes de interpretar la primera de las películas de la franquicia de “Iron Man” (2008, 2010 y 2013). También brilló en “El increíble Hulk” (2008), en “Los Vengadores” (2012) y en las aventuras del héroe creado por Arthur Conan Doyle, recogidas en los dos filmes “Sherlock Holmes” (2009 y 2011).

Uno de sus últimos trabajos ha sido en “The Judge”, junto a Robert Duvall, un drama sobre las difíciles relaciones entre padre e hijo, dirigida por David Dobkin, y considerada por el actor neoyorquino como “una de las más raras que he hecho últimamente, porque es emotiva y tiene muchos momentos dramáticos que contrastan con otros muy divertidos”, según declaraba a un medio estadounidense.

Romance
El actor, tras un aireado romance con la actriz Sarah Jessica Parker, se casó en 1992 con Deborah Falconer, la madre de su hijo Indio, de quien se divorció en 2004, y en agosto de 2005 se casó con la productora Susan Levin. De este matrimonio nacieron Exton Elias, en 2012, y Avril Roel, en 2014.

A sus 50 años, Robert Downey Jr. prepara nuevos retos en su carrera, como la próxima entrega de “Los Vengadores: La era de Ultrón”, para el mes de mayo, y su participación en “Capitán América 3: Guerra Civil”, cuyo estreno se espera para mayo de 2016.