•  |
  •  |
  • EFE

Con el trampolín mediático que le ofreció la actriz y cantante Jennifer López cuando le eligió como pareja en el videoclip que llevaba por título “First love”, en 2014, dirigido por Anthony Mandler y bastante subidito de tono, el modelo británico David Gandy definitivamente se convirtió en el rey mediático de las pasarelas.

“David Gandy es uno de los hombres más impresionantes con los que he colaborado últimamente”, declaraba entonces la actriz y cantante, remachando su elección.

Por su parte Gandy afirmaba a la prensa estadounidense sobre su intervención en el vídeo: “Recibí la oferta y pensé que sería  divertido y toda una experiencia diferente de cuanto había hecho con anterioridad”.

A LA MODA, SIN QUERER
Pero a Gandy, con sus 35 años y 1.91 metros de estatura, no le hacía falta una promoción de esas características, aunque a nadie le amarga un dulce, porque está considerado desde hace varios meses el mejor modelo, en un mundo del que vive desde hace muchos, muchos años.

De hecho, la revista Forbes en 2009 ya lo colocaba como el tercer modelo de mayor éxito, y el  diario Evening Standard lo consideraba entre las 1,000 personas más influyentes de Londres en 2011 y 2012.  También  la revista Cosmopolitan nombró a Gandy como el “Hombre más sexy” en 2013, año en que la versión británica de GQ indicaba que era uno de los cien hombres más influyentes de Gran Bretaña, complementado por la versión mexicana de la publicación, quienes  lo incluían como uno de los mejor vestidos del planeta.

Todo comenzó, casi sin querer, cuando un amigo lo inscribió, sin comunicárselo, en  el concurso de modelos “This Morning” que se emitía por la televisión del Reino Unido en el año 2001. Ganó el certamen y fue contratado por una conocida agencia de modelaje de Londres.

Sobre su lanzamiento en esta profesión, en “Hola.com” afirmaba el británico: “No tuve que dejar nada. No tenía nada, ni dinero, ni casa, absolutamente nada. Ser modelo me ha dado más cosas de las que me ha quitado”.

Entendiendo ya que este era su camino profesional, en 2006 se convirtió en la imagen masculina de Dolce & Gabbana,  empresa con la que estuvo participando como principal activo hasta más allá de 2013. Ese año fue portada de cuatro revistas de moda y el siguiente de más de quince. Su salto a la fama era ya un camino sin retorno.

DISEÑADOR
Sobre lo que supuso para él convertirse en el estandarte de la firma italiana, comentaba  aquel año en “Hola.com”: “Hoy  es muy raro que un modelo y una firma de moda trabajen tan estrechamente como ellos y yo. Para mí es un orgullo. Y, además, funciona muy bien y nos respetamos mucho”.

A sus 35 años, el bien parecido Gandy laboralmente tiene en mente muchas opciones, una de las cuales pasa por convertirse en diseñador. Para ello ya ha preparado un catálogo de 28 modelos de ropa interior y para dormir masculina con el eslogan  “David Gandy for Autograph”, encargado por la popular cadena  Marks & Spencer, además de exteriorizar su imagen de la mano de otras firmas hacia el mercado asiático, especialmente en Japón.

Uno de los secretos del triunfo de  Gandy, al decir de la prensa especializada,  es el cuerpo musculoso del británico, algo que ha confesado en más de una ocasión que se debe, sobre todo, a unas dosis inmensas de “gimnasio, gimnasio y más gimnasio, con una constancia mínima de una hora diaria”.

Además Gandy ha sido tentado varias veces por el cine. En una entrevista, el británico reveló que le habían ofrecido protagonizar, antes de que aceptara Jamie Dornan, el filme “Cincuenta sombras de Grey”.

“Tengo la gran suerte de hacer lo que me gusta. No tengo la necesidad de actuar”, decía a la publicación Square Mile, a la vez que agregaba que algo en su interior le invitó a decir que no a la suculenta propuesta, tanto cinematográfica como  económica, de participar en esa película.