•  |
  •  |
  • EFE

Los ataques xenófobos contra “El Charro de Oro”, el niño que saltó a la fama por cantar el himno de EE.UU., en las finales de la NBA vestido de mariachi, inspiraron a Eva Longoria para dirigir un documental, que presentó en Tribeca y con el que quiere ayudar a impulsar la diversidad en el país.

La cinta, titulada “Go, Sebastien, Go”, recuerda la historia de Sebastien de la Cruz, que en 2013 se convirtió en símbolo del debate sobre la reforma de la inmigración después que su actuación fuese recibida con numerosos comentarios negativos o directamente racistas en las redes sociales.

En apenas unos minutos, pues se trata de un cortometraje, Longoria rememora aquellos momentos mediante entrevistas e imágenes de archivo, que dibujan al pequeño de 11 años como todo un héroe.

La actriz, que aquí dirige y produce, admite su admiración por Sebastien y, especialmente, por cómo respondió a lo ocurrido desde “la compasión” en lugar del “odio”.

“Su padre sirvió en la Marina durante 21 años. Defendió nuestro país 21 años. Que alguien llamase a su hijo ilegal, frijolero o le dijese que volviese a su país (...) para mí aquello era imperdonable”, expresó.

Ejemplar

Longoria, que ha sido reconocida en numerosas ocasiones por su trabajo en favor de los hispanos, dijo que considera necesario utilizar su fama para tratar de impulsar el protagonismo de su comunidad en los medios de comunicación y el cine.

“Creo que nunca podrás ser lo que no puedes ver. Así que los niños latinos no piensan en superhéroes porque no hay superhéroes latinos en televisión”, lamentó.

“Para mí, es importante que una persona de los medios saque estas historias, para que la gente pueda verlas y pensar: esta persona se parece a mí”, explicó la actriz, de ascendencia mexicana.

Además de los latinos, Longoria quiere ayudar con su trabajo a las mujeres, por ejemplo para que más se animen a dirigir y producir películas, dos ámbitos tradicionalmente dominados por los hombres.