•  |
  •  |
  • EFE

Después de que el verano pasado Enrique Iglesias dejara a medio mundo “Bailando”, el cantante cumple 40 años pudiendo presumir de ser uno de los artistas españoles con más alcance internacional. En su tiempo, fue el pequeño de los Iglesias.

Era un artista que quería llegar a ser una estrella, pero lo amparaba una luz poderosa: hijo de Julio Iglesias e Isabel Preysler, el madrileño nunca ha podido evitar que se le identificara inevitablemente con sus progenitores.

Pero, a sus cuarenta años y con veinte de trayectoria musical a las espaldas, sus logros y su éxito han consolidado su madurez, tanto artística como personalmente, hoy por hoy, es un ídolo de la música latina.