•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gran Ballet Quetzalnáhuatl tiene la particularidad de que su estilo y calidad se reconocen a lo lejos. Treinta años avalan a esta fuerza dancística que ha llevado el nombre de Nicaragua en cada paso. Escenarios nacionales e internacionales lo han visto crecer y ese recorrido de arte este fin de semana hizo un alto para festejar junto a amigos, espectadores y  la comunidad artística este importante aniversario con un espectáculo de lujo.

A casa llena, el Teatro Nacional Rubén Darío fue testigo de un espectáculo que tuvo alrededor de dos horas de arte, un recorrido por las danzas más representativas de Nicaragua en un show completamente en vivo, en este se fusionó el son de Chepe “Conga” Fernández, la marimba Flor de Pino, la agrupación América Vive, entre otros que dieron un toque de armonía y originalidad al evento.

Alrededor de 70 bailarines pusieron lo mejor de su arte, plasmando en un show con bailes en los que abundó una sobredosis de talento, fuerza, tradición y elementos clásicos del ballet que a más de uno dejó con la boca abierta, la participación de bailarines costarricenses, cuyas interpretaciones arrancaron efusivos aplausos. Este fue un trabajo que se fue labrando durante meses de ensayo, noches y fines de semana bajo la dirección del maestro William Herrera y subdirección del maestro Armando Cerda.