•  |
  •  |
  • EFE

A Romeo Santos (Nueva York, 1981) nadie le puede discutir a estas alturas de 2015 que no sea el artista del año. Reconocido en este apartado en los premios Billboard de la Música Latina, el bachatero neoyorquino recibió otros nueve galardones, entre ellos el de Compositor del Año y Productor del año, además del Álbum Tropical del Año, por su exitoso disco “Fórmula, Vol. 2”.

Un momento de felicidad que el “Rey de la Bachata” quiso aprovechar para mandar un mensaje muy especial. “Quiero agradecer a los pioneros de la bachata que me allanaron el camino para mi género”. 

La “fórmula” Santos no ha parado de recibir reconocimientos y premios en lo que va del año. Si en febrero fue en los célebres Lo Nuestro, en total seis; un mes después la Sociedad Americana de Compositores, Autores y Editores (Ascap) le nombró compositor del año. 

Por si fuera poco, los Premios Soberano, los más importantes que se entregan en la República Dominicana, el país de cuna de su padre y donde está muy vinculado, incidieron en abril en el que es el mejor artista de 2015. 

Más razones para confirmar la buena onda del “Rey de la Bachata” se aventuran el próximo 17 de mayo en Las Vegas en la entrega de los Billboard 2015, unos premios que nada tienen que ver con los Billboard de la Música Latina que se concedieron el pasado 30 de abril en Miami.

Para estos célebres galardones, que reconocen a los artistas más exitosos del año en Estados Unidos, Romeo Santos acapara el mayor número de candidaturas de artistas latinos, con cinco, entre ellos el de mejor artista latino, mejor álbum (“Fórmula Vol. 2) y mejor canción, en la que el bachatero neoyorquino figura por partida triple por sus temas “Eres mía”, “Odio” y Propuesta indecente”.

LA BUENA RACHA

Una buena racha de triunfos que no hace más que reconocer la gran  trayectoria del neoyorquino, nacido en El Bronx, de padre dominicano y madre puertorriqueña y que, según los que le conocen, nació con el gusanillo de la música, ya que a los 12 años comenzó a cantar en el coro de la iglesia de su barrio.  Un gusanillo que le llevó a crear, a principio de 2000, el grupo “Aventura” junto con su primo Henry y los hermanos Lenny y Max. Una unión disuelta en 2011, cuando Romeo tomó su carrera musical en solitario que ha ido ascendiendo sin freno con discos como “Fórmula: Volumen 1”, con el que fue coronado como “Rey de la Bachata”; y su segundo volumen, estrenado en 2014, por el que actualmente recibe premios y pasea por medio mundo. 

Precisamente, su reciente estancia en España ha sido todo un acontecimiento para los 85,000 espectadores a lo que el bachatero ha hecho bailar en diez conciertos, un récord de asistencia en los directos de lo que va de año, según datos de la Asociación de Promotores Musicales (APM).

Un éxito que ha extendido en su gira por Latinoamérica, con actuaciones que han dejado huella en Argentina, Bolivia, Uruguay, Perú, Salvador y Honduras, antes de embarcarse, a partir del 21 de mayo, en una ruta de 25 conciertos en Estados Unidos, que comenzará en Sacramento y terminará en Nueva York el 12 de julio, pasando por ciudades como Las Vegas (24 de mayo), Phoenix (28 de mayo), San Antonio (30 de mayo), Houston (3 de junio), Tampa (19 de junio) y Miami (20 de junio). 

Entre tanto concierto y premio, el cantante y compositor neoyorquino ha podido cumplir uno de sus sueños: el de ser actor. El exitoso intérprete ha debutado en el mundo del cine en “Fast & Furious 7”. En este filme, Santos interpreta a Armando, alias “Mando”, un poderoso hombre de la República Dominicana. 

Con más de 30 millones de seguidores en las redes sociales, Santos dejaba recientemente una declaración de identidad en su cuenta de Twitter: “Orgulloso de ser latino. Orgulloso de ser bachatero y orgulloso de no tener que cambiar mi lenguaje”.