•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace unos días el multipremiado actor y director de cine, Morgan Freeman se declaró a favor de la legalización de la marihuana, aduciendo que el consumo de la hierba le alivia sus dolencias musculares. El debate por la legalización de esta droga se encuentra por el momento estancado en casi todos los países del orbe y hasta el día de hoy es Uruguay la única nación que se ha atrevido a legalizar su consumo. Aquí presentamos la lista de personajes influyentes que le dan su aprobación a este estupefaciente. 

Bill Gates

El fundador de Microsoft y multimillonario filántropo Bill Gates votó a favor de la legalización de la marihuana en el pasado referéndum que tuvo lugar en Washington, Estados Unidos, donde actualmente reside. Gates afirmó que es una buena iniciativa para acabar con el narcotráfico y afrontar el problema de la droga desde otra perspectiva.

Barack Obama

El primer presidente de color de los Estados Unidos, fumaba marihuana en su juventud, según su libro autobiográfico. Obama lo confirmó en una reciente entrevista en el New Yorker,  y además afirmó que no considera la marihuana más perjudicial que el alcohol o el tabaco. Todo un guiño público hacia el creciente apoyo público sobre la planta en su país, según los expertos en política. 

Mario Vargas Llosa

El premio Nobel peruano apoyó en un artículo de El País las dos reformas liberales que llevó a cabo Uruguay en 2013: la legalización de la producción, venta y consumo de cannabis y el matrimonio homosexual. En referencia a la primera destacó que “la libertad tiene sus riesgos y quienes creen en ella deben estar dispuestos a correrlos en todos los dominios, no solo en el cultural, el religioso y el político. Así lo ha entendido el gobierno uruguayo y hay que aplaudirlo por ello. Ojalá otros aprendan la lección y sigan su ejemplo”, dijo.

George Soros

El magnate estadounidense de origen húngaro, y una de las fortunas más importantes del mundo, donó cierta cantidad de dinero a través de su fundación Open Society para lanzar una campaña propagandística a favor de la legalización en Uruguay. Soros también apoyó firmemente el referéndum que se celebró en California en 2010 con una donación de 1 millón de dólares. Algunos medios de la red especulan sobre sus intereses comerciales a través de Monsanto y la producción de semillas transgénicas. Sin embargo, él argumenta que la despenalización del cannabis solucionaría muchos de los problemas colaterales que la droga provoca en la sociedad.

A.Schwarzenegger

El exactor ya abrió la puerta al debate regulatorio en 2009 durante su etapa como gobernador de California y albergó un referéndum para su legalización que no triunfó por escasos votos. Terminator llegó a decir en una entrevista para GQ que “la marihuana no es una droga sino una hoja y que la única adicción que tuve fue el levantamiento de pesas”.

Stephen King

“La marihuana no solo debería ser legal sino que debería ser una industria local y artesanal” es lo que afirmó en una ocasión el aclamado escritor de novelas de suspensos. Otras veces ha aclarado que ya no fuma marihuana porque tiene miedo de los aditivos con que la mezclan, fruto del narcotráfico.