•  |
  •  |
  • Edición Impresa

No fue una ceremonia de inauguración nada más. También fue la noche que 180 escritores estaban esperando. Fue la velada en la que se reveló el nombre del ganador del Premio Centroamericano de Carátula de Cuento Breve 2015.

El acto estuvo bajo la batuta del escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado, quien junto a los embajadores de diversos países, dio por inaugurada la tercera edición de Centroamérica Cuenta, dedicada al padre Ernesto Cardenal y en homenaje al semanario Charlie Hebdo.

Frente a la amplia concurrencia en la que figuraban prominentes figuras de la literatura mundial se anunció el nombre del ganador. De entre los presentes salió un joven de pequeña estatura, tez blanca y cabello ensortijado. Su nombre es José Adiak Montoya y su nacionalidad es nicaragüense.

¿Cómo llegaste a encontrarte con la literatura?
Todo tiene que ver con la lectura. Comencé a leer literatura juvenil, literatura de aventura, que tiene que ser la primera literatura, pienso yo, a la que uno tiene que abocarse porque es la que potencia la noción de que la literatura es viajar. Un libro siempre conlleva a otro y comencé a escribir como una suerte de imitación, creo yo. Intentaba plasmar por mis propios medios lo que admiraba de los escritores que leía, ancianos o muertos que admiraba tanto.

La primera vez que publiqué fue en El Nuevo Diario. Recuerdo que fue poesía. Luego tenía una columna de reseñas de libros y música. También publiqué en Literatosis.

¿Cómo fuiste decantando hacia la narrativa?
Me di cuenta que era un mal poeta y que tenía una pasión sin freno por contar historias. De encontrar personajes que te llaman y te dicen desde el fondo de la imaginación que quieren salir a flote en esta especie de magia que es la literatura.

¿Qué tipo de personajes son los que te atrapan más?
Si hacemos una valoración del tipo de personajes a los que les he dado vida son marginales, de esos que no cuentan mucho en mayúscula dentro de la historia, pero que sí tiene historia en minúscula. Son entes marginales resultado de la sociedad, de las tradiciones políticas y sociales.

¿Cuáles son tus ambiciones como escritor?
Contar buenas historias y contarlas bien, es la ambición más pura y sincera. Premios y reconocimientos son resultado de buenas historias.

Me gustan las buenas historias.

¿Esperabas ganar el certamen centroamericano?
Siempre sorprenden estas cosas. Pensaba que ya había sido concedido a alguien más, porque apenas me lo notificaron ayer. Es un aliciente y un indicador de que las cosas que estás haciendo van por buen camino. Agradezco que hayan considerado que mi cuento era el que merecía ganar en este evento que solo con dos anteriores ediciones ya es el encuentro literario más importante de Centroamérica.

¿Cómo se llama el cuento ganador?
Se llama “El custodio”. Trata de un guarda de seguridad que toma la conciencia de estar envejeciendo, cuando siempre se ha vanagloriado de sus capacidades físicas. Él es trasladado a resguardar un monumento y siente que es un trabajo que lo denigra. Sin embargo, se da cuenta de que el monumento es significativo en su vida y entabla una relación con el personaje al que está erigido.

El cuento pertenece al libro “En el tiempo de la ceniza”, cuya temática es la vejez, un tema que me interesa.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus