•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La particularidad de los objetos que incorpora en el escenario, los ambientes que logra recrear con las grandes pantallas ubicadas detrás de su banda, junto a la iluminación selecta para cada momento del concierto son algunas de las tantas razones que hacen que sus fanáticos vuelvan una y otra vez a conseguir un boleto para su espectáculo, e incluso, verlo de contrabando en una montañita contiguo al área de gradas. A continuación, las 7 estaciones que me resultaron más atractivas en el concierto que tuvo lugar el miércoles reciente en el Estadio Nacional de Futbol.

1 A LA LUNA EN BICICLETA. Luego de escuchar el sonido de un tren sobre rieles, una voz femenina anuncia la llegada de Arjona a Managua, seguido del efecto de puertas abriéndose. La primera canción se reproduce y el artista aparece pedaleando en el segundo piso, vestido de traje plomo, camisa negra y sombrero. En la oscuridad del público, un multitudinario resplandor de celulares grabando el momento.

2 SIN TI, SIN MÍ. "Lo poco que queda de mí es de ustedes, quiero que cuando salgan se vayan repletos de este que está aquí", pronuncia en su saludo. Acto seguido expresa a todos aquellos que andan teléfonos para enviarse caricias y besos: "¿Qué hace el sexo en internet?... Es mejor acercarse y tocar, es más divertido".

3 DESNUDA. Arjona recuerda cuando venía a jugar básquetbol en Nicaragua: “Me tocaba que me fuera tremendamente mal con las mujeres. Tenía dificultades como todos para decirles lo que creemos y pensamos, hasta que descubrí que las palabras les sonaban distinto así… "No es ninguna aberración sexual, pero me gusta verte andar en cueros’”.

Músicos puertorriqueños, mexicanos y cubanos --que ejecutan guitarras, baterías, trompeta, violín, teclado y voces-- acompañan a Ricardo Arjona en el escenario alusivo a una estación de tren de dos pisos durante su gira Viaje 2015.

4 PIEL PECADO. Una mujer provocativa aparece en la pantalla de fondo, como si se mostrara en un televisor antiguo mientras se escucha la intensidad de una guitarra eléctrica. Arjona reaparece sin saco y sentado de manera informal sobre uno de los dos vagones con luces anaranjadas, que salen sobre los rieles de pequeños túneles laterales de la estación del escenario.

5 CARVERNÍCOLAS. Tras una charla de un par de minutos, Arjona le explica a su público cómo identificar la cantidad de años que lleva una pareja tan solo por medio de la distancia que ocupan cuando caminan o se sientan juntos. Para ello, se sienta con una artista de su banda sobre una banca de parque; su teoría es que el tiempo los va alejando, porque: "La parte salvaje y primitiva es la de la pareja que empieza… Y de eso no queremos mostrar la actuación completa".

6 HISTORIA DEL TAXI. En medio del escenario aparece un taxi descapotado de color negro, en él se ubica Arjona junto al violinista y permite al público que sean ellos quienes completen la letra con sus voces. Se detiene un momento y comienza a leer los carteles que han llevado sus fanáticas al concierto: "¿Quién es la rubia de tu taxi?". “Soy Norma, la del taxi”… Entonces propone: “Y la morena para el taxi siempre a las diez en el mismo lugar”.

7 SEÑORA DE LAS 4 DÉCADAS. “Se me van a acabar mis 40 y no me has subido”. “Soy tu señora de las 4 décadas". "Serías mi regalo de graduación"… son algunos de los carteles que continúa leyendo el guatemalteco, inclusive los ubicados más lejos, los que están en gradas. Entonces advierte que a la mayoría las ve jovencitas, pero que una de las señoras podrá subir al escenario si no anda en compañía de su esposo o hijos, porque él se pone juguetón. Después de un rato escoge a la que lleva la leyenda: "Aquí está tu señora de las 4 décadas, 100 por ciento nica".