•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ni las turbulentas aguas del Caribe ni los más osados piratas han hecho trastabillar el Perla Negra como su propio capitán, Jack Sparrow, quien en dos ocasiones ha trastocado la filmación de la secuela de la superproducción “Piratas del Caribe”, en su quinta entrega “Dead men tell no tales” (Los muertos no cuentan historias).
La tan esperada quinta entrega no está dando de qué hablar por su contenido sino por los problemas que Johnny Depp ha suscitado en el set, tanto por accidentes como por incidentes generados por su tensa relación marital.

Pero antes de poner la lupa sobre Depp debemos decir que la primera vez que se aplazó la filmación, que se desarrolla en la Costa de Oro de Australia, fue en febrero, cuando el ciclón Nathan interrumpió el trabajo de la unidad de fotografía justo después de que comenzara el rodaje.

Infortunio

Y volviendo al protagonista, en marzo reciente fue noticia que Depp se había lesionado una mano mientras rodaba una escena de esta nueva entrega. El  accidente fue algo serio, pues implicó que el actor tuviera que visitar  el quirófano. Un gran círculo de misterio rodeó este infortunio del intérprete del capitán  Sparrow en la popular franquicia de Disney.

En su momento una portavoz de la productora confirmó la herida del actor a un periódico  australiano, pero de inmediato indicó que el estreno de la película se mantendrá en la fecha prevista, el 7 de julio de 2017. También se dijo que el accidente ocurrió fuera del plató, pero no se explicó cómo sucedió.

El 21 de abril pasado fue difundida la primera fotografía oficial de esta cinta cinematográfica. En ella, aparecía el emblemático capitán Jack Sparrow en problemas: atado a un mástil por otros corsarios.

La imagen fue publicada por el productor de la saga, Jerry Bruckheimer, a través de su cuenta en Twitter y marcó el regreso de Johnny Depp al set de filmación, tras la cirugía en la mano.

Casi un mes después, el 14 de mayo, el actor tuvo problemas con la justicia de Australia después de que introdujera en ese país dos perros sin haber declarado su ingreso a las autoridades de cuarentena.

Infidelidad

Sin haber sido confirmado o negado por Disney, se viralizó la información de que Johnny Depp abandonaría Australia en su jet privado, acompañado de su mujer, Amber Heard, y de sus dos terriers, Pistol y Boo, motivo de discordia entre el actor y las autoridades australianas.

Pero eso no es lo peor. Inmediatamente se generó un tsunami que por su magnitud hubiese podido volcar el Perla Negra. Y es que se anunció en el diario Gold Coast Bulletin que el actor abandonó el rodaje el miércoles por la noche y “regresó a Estados Unidos en el primer vuelo privado disponible para estar con su mujer”.
Aunque ese rumor ha sido desmentido por otras publicaciones, se ha difundido que  Depp y su esposa Amber Heard, con quien se casó hace escasos tres meses, discuten demasiado, situación que llegó hasta el set de filmación.

Peor aún, es la publicación que www.elliberal.com hizo acerca de que al parecer Amber Heard, que confesó ser bisexual, está teniendo un romance con Tillet Wright, una reconocida activista de la comunidad gay.

“Depp quería abandonar el rodaje de su nueva película que graba actualmente en Australia para poder viajar a Estados Unidos y así luchar por su amor”, cita el sitio antes mencionado.

¿Podrá Depp seguir dándole vida a Jack Sparrow en medio de tanta turbulencia?