•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El cineasta español Vicente Aranda  falleció ayer en Madrid a los 88 años, desarrolló una larga carrera en la que dirigió películas como “Amantes”, “El Lute, camina o revienta”, “La pasión turca”, “Intruso” o “Juana, la loca”.

Director fetiche de actrices españolas como Ana Belén, Victoria Abril o Paz Vega, nació en Barcelona el 9 de noviembre de 1926, recibió el Premio Nacional de Cinematografía 1988  (España) y sus cintas, muchas de ellas de alto contenido erótico, han recibido varios Premios Goya, lo más importante del cine español.

Entre ellos destacaron los obtenidos por “Amantes”, en 1991, a la mejor dirección y mejor película.

Desde muy joven desempeñó diferentes oficios hasta que, en 1949, emigró a Venezuela, donde trabajó para empresas estadounidenses.

Éxitos

Durante la década de los sesenta colaboró en España en varias películas, principalmente como ayudante de dirección, como “Los felices sesenta” y “El último deseo”.

Aunque su primera película no tuvo notoriedad, “Brillante porvenir” (1965), a pesar de inscribirse en la llamada Escuela de Barcelona, con su segundo filme como director, “Fata Mongana” (1966), obtuvo un gran éxito de la crítica.

Suyos son también títulos como “Las crueles” (1969), “La novia ensangrentada” (1972), “Clara es el precio” (1974), “Cambio de sexo” (1977), “La muchacha de las bragas de oro” (1979), adaptación de la novela del español Juan Marsé, “Asesinato en el Comité Central” (1982) o “Fanny Pelopaja” (1984).

En febrero de 1991 estrenó “Amantes”, protagonizada por Jorge Sanz, Maribel Verdú y Victoria Abril, con la que trabajó en doce ocasiones y quien fue premiada con el Oso de Plata a la mejor actriz en el Festival de Berlín. Por esta película Aranda obtuvo el Premio Goya a la mejor dirección y a la mejor película.

En 2001 estrenó “Juana, la loca”, una película que narra la turbulenta historia de amor de la reina Juana I de Castilla y Felipe el Hermoso.

Su protagonista, Pilar López de Ayala, se alzó con la Concha de Plata del Festival de San Sebastián a la mejor interpretación. Contó con doce candidaturas para los premios Goya, aunque al final el filme obtuvo solo tres.

Entre los últimos galardones que recibió en España figuran el premio de Honor a su carrera del Sevilla Festival de Cine Europeo (2010), el premio Sant Jordi (2011) y el premio Honorífico del Festival Internacional de Cine de Gijón en reconocimiento a “toda su carrera artística”.