•  |
  •  |

Alejandro Sanz confesó en el programa “Viajando con Chester” sobre el caso de chantaje que sufrió hace varios años por parte de dos empleados domésticos que le ponían pastillas en su comida para que durmiera, a fin de irlo borrando del mapa poco a poco hasta lograr quedarse con sus bienes, según comentó el artista en una entrevista realizada por la periodista Pepa Bueno.

El intérprete de “corazón partío” recordó el tormentoso episodio de extorsión que lo llevó a presentarse a los tribunales en 2007 para aclarar de una vez por todas, la situación en la que sus trabajadores le amenazaban con publicar su acuerdo de divorcio y fotos íntimas a cambio de medio millón de dólares.

Eran de confianza…

¿Pero quiénes eran estas personas? De acuerdo con el cantante, se trataba de un matrimonio encargado de cuidar su casa y de asegurarse de que todo estuviese bien. “En esa época yo estaba solo, estaba vulnerable y confiaba. Era gente que llevaba trabajando conmigo mucho tiempo y pensaba que formaban parte de la familia”, relató.

No obstante, Sanz señaló en la entrevista que nunca había caído en chantajes y que esa vez tampoco sería la excepción. Según declaró el cantante, le dijo a su mayordomo en forma de advertencia la siguiente expresión: “Esta pelea la empiezas tú, pero la voy a ganar yo. Yo te voy a decir cuándo se va a acabar todo esto”.

A la vez, el artista reveló que tal situación le tomó por sorpresa y le dolió mucho: “Nunca pensé que la gente fuese capaz de determinadas cosas, de contar mentiras e intentar chantajearte. Confiaba bastante en ellos”, reafirmó con una expresión de dureza el intérprete de “No me compares”.

Lo dopaban
De acuerdo con sus palabras, la pareja lo mantenía dormido la mayor parte del tiempo cuando él estaba en su casa, porque así podían aprovechar la propiedad sin problemas, tanto como lo hacían cuando estaba de gira. “Eran malas personas. La mujer de este tío me ponía pastillas para dormir en la comida. Hacía unas cremitas por las noches, le ponía una sonrisita y unas pastillas para dormir. De película de miedo, te lo juro”, dijo a Pepa Bueno.

Sin embargo, esta experiencia no le ha hecho perder su confianza ante las personas. “Hay una cosa que tengo clara. Nadie me va a enseñar a desconfiar. Quiero seguir confiando en la gente. Prefiero confiar y equivocarme a tener que vivir con el yugo del miedo”, concluyó.
Sanz no ha sido el único

Otro caso reconocido de intoxicamiento fue el de la actriz venezolana Gabriela Spanic, luego de que su asistente personal Marcia Celeste Fernández intentara envenenarla junto con toda su familia. Hasta el momento se conoce que Fernández permanece encarcelada por intento de homicidio.

También, poco se conoce sobre el envenenamiento que sufrió el actor Steven Seagal en 1994 por parte de un supuesto trabajador al que nunca pudieron identificar. Se dice que Seagal tuvo que acudir a un brujo brasileño para liberar las malas vibras. Por otro lado, se especula que el músico B.B. King fue envenenado por dos de sus empleados más cercanos, cuya acción fue la causa de su muerte.

Nadie me va a enseñar a desconfiar. Quiero seguir confiando en la gente”. Alejandro Sanz,  cantante.

  • 2007 fue el año  en que Sanz sufrió la extorsión y el intoxicamiento por parte de sus empleados.