•  |
  •  |
  • END

El pasado 18 de febrero, Toshiba tiró la toalla en la batalla que desde meses atrás le enfrentaba a Sony para imponer el formato de los discos de alta definición, abandonando su HD-DVD, quedando el Blu-ray de Sony como único formato en todo el mundo.

Pero casi un año después, la invasión de Blu-ray que algunos presagiaban, no se ha producido.

“Todavía es un mercado pequeño”, estimó Michael Mathieu, analista del instituto de estudios GfK, quien añadió que la conversión a este formato será “más larga que lo que conocimos en 1995-1997 con el paso del cassette de video VHS al disco DVD”.

Las ventas de lectores de salón Blu-ray, si se excluyen las consolas de videojuegos PlayStation 3, aún no despegaron: se esperan unas ventas de 4 millones en 2008, según las cifras de Strategy Analytics, muy lejos de los lectores tradicionales: 111 millones. La venta de discos Blu-ray sólo representa un 2 por ciento de los títulos comercializados.

“El público no es el mismo” que cuando apareció el DVD, según Mathieu. “Entonces nos dirigíamos a los hogares con televisor. Ahora hace falta tener una pantalla de alta definición para tener acceso, lo que reduce el público (potencial) a un tercio”.

Además, según un estudio científico reciente, el salto tecnológico del DVD al Blu-ray es menos perceptible para el público que el que supuso el paso del video al DVD.

Influye mal clima económico
Otro factor que frena el desarrollo de esta tecnología es la actual crisis económica. “Pensamos que el clima económico va a frenar la transición al Blu-ray”, subrayó Helen Davis, encargada del departamento de vídeo del gabinete británico Screen Diges.

“La gente retrasará la compra salvo si el lector de DVD se les estropea”, explicó.

Los lectores Blu-ray, que también son capaces de leer los “viejos” DVD, son aún muy caros: en Europa cuestan una media de 300 euros, más del doble de lo que cuestan en Estados Unidos.

Según los analistas, el año 2009, el primero desde la supremacía del Blu-ray, debe ser determinante para el porvenir de esta tecnología.

Perspectivas optimistas
“El mercado debería más que duplicarse”, auguró el secretario general de la asociación Blu-ray Partners France, Arnaud Brunet: “Ya constatamos una aceleración, especialmente en Estados Unidos”, donde títulos como ‘Iron Man’ y ‘The dark knight’ ya registran records de ventas.

En cuanto a los nuevos medios de distribución de películas, como el vídeo pre-pago, no constituyen, según Brunet, una amenaza inmediata. “Los consumidores aún están muy apegados al soporte físico”, aseguró.

Sin embargo, según Toshiba, gran perdedor de la guerra de los formatos de alta definición y, por lo tanto, obligado a dar un giro radical a su estrategia, esta “desmaterialización” es una evolución inevitable.

“Tengo la impresión (de que el Blu-ray) no es más que una etapa”, pronosticó el director general de Toshiba en Francia, François Séguineau, convencido de que los estuches y los lectores de DVD serán pronto reliquias del pasado.