•  |
  •  |
  • END

Detroit
Mercedes ha presentado en Detroit la nueva generación de su Clase E, que llegará a España en la próxima primavera.

Se trata de un modelo de enorme importancia para el fabricante alemán y del que se han vendido 1.3 millones de unidades desde el lanzamiento de la anterior generación, en 2002, o 10 millones de vehículos desde la presentación del primero de la dinastía (el 170 de 1947).

El anterior Clase E fue el primer Mercedes con la fisonomía de «cuatro ojos», o faros dobles en el morro, un atributo de diseño que sigue determinando la identidad de esta berlina, pero ahora con forma rectangular. En la vista trasera se descubre un trazo dinámico que se extiende entre los pasos de rueda y confiere un contorno acusado a la forma musculosa y ceñida del guardabarros trasero (una reminiscencia del famoso Mercedes «Ponton» del año 1953).

Al confort indisociable de este modelo se junta ahora una superior eficacia dinámica gracias al nuevo tren de rodaje con amortiguadores que se adaptan automáticamente a la situación del vehículo en el tráfico. La suspensión neumática (disponible como opción) opera ahora en combinación con un sistema de amortiguadores con regulación electrónica.

Hay importantes mejoras a niveles de los motores (con un abanico de potencias entre los 136 y los 525 CV): ocho de las diez motorizaciones disponibles son de inyección directa y precisan hasta 23% menos combustible que sus antecesoras.

Ése es el caso del nuevos diésel de cuatro cilindros 250 Cdi que se contenta con 5,3 l/100 km (ciclo mixto), que equivalen a emisiones de CO2 de 139 gr/km. Todos los motores satisfacen las exigencias de la normativa de gases de escape EU5, y el E 350 BlueTEC cumple los límites de emisiones de la norma EU6, prevista para 2014.

Hay motores turboalimentados de baja cilindrada en lugar de propulsores atmosféricos de alta cilindrada y, por consiguiente, menos peso, menos pérdidas por fricción mecánica e inferior consumo. El E 200 CGI y el E 250 CGI disponen de nuevos cuatro cilindros de inyección directa con una cilindrada de 1,8 litros, turbocompresión y mando variable de los árboles de levas de admisión y de escape. En el E 250 CGI (204 CV), con cambio automático de 5 velocidades, el par motor máximo ha aumentado 26% en comparación con el anterior V6, alcanzando 310 Nm.

Novedades absolutas son, también, el detector de carril con aviso por vibración, que ayuda a evitar accidentes debidos a la salida de la calzada por falta de atención, además del sistema de análisis de la atención del conductor (opera con ayuda de sensores que evalúan más de 70 parámetros diferentes en relación con la conducción), capaz de advertirle a tiempo de un cansancio peligroso.