•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Estrellas hispanas de todos los orígenes y horizontes acudieron en masa a Washington para asistir a la investidura presidencial de Barack Obama, una figura que no cesa de levantar expectativas.

"No creo que haya nadie a disgusto", declaró el cantante español Alejandro Sanz para resumir su "emoción" durante la gran gala latina para festejar la investidura, celebrada anoche en la suntuosa estación de ferrocarriles de Washington. "Él unifica a la gente. Creo que va a ser un gran presidente", añadió Sanz antes de compartir escenario con una larga lista de celebridades: Jennifer López, Paulina Rubio, Lila Downs, Rosario Dawson, entre otros.

La comunidad latina, que batió récords de participación en las elecciones del 4 de noviembre y que votó masivamente por Obama, parece vivir este cambio de presidencia como algo propio, a pesar de que su protagonista se autodefine como afroamericano.

Shakira comparte interés comunitario
Algunas estrellas optaron por seguir el llamado de Obama a realizar obras de interés comunitario, para conmemorar el día de Martin Luther King Junior. La colombiana Shakira acudió a una escuela pública bilingüe de la capital estadounidense, y tras recitar cuentos y poemas a unos 300 alumnos embelesados, les dijo que su futuro no tenía límites.

"Mañana Barack Obama se convertirá en presidente de Estados Unidos, y eso significa, para mí, que cualquiera de ustedes puede ser lo que quiera en este país, obviamente con perseverancia y trabajo duro", declaró Shakira en el auditorio de la Oyster-Adams School.

"Es un momento muy importante para los latinos, la comunidad ha sido escuchada. Es la primera vez que los latinos salen masivamente a votar, sin miedo, y lo han hecho porque tenemos la convicción de que Obama es una persona que cuando habla se siente su espíritu", señaló la cantante mexicana Paulina Rubio.

"Ha creado una clara impresión entre nuestros hijos acerca de lo que uno puede hacer con su vida", opinó la actriz Rosario Dawson, con sangre india, afrocubana y puertorriqueña en sus venas. El entusiasmo a veces desbordaba las palabras: "Va a acabar con nuestras guerras, nos ayudará a superar las divisiones que nos alejan unos de otros", añadió emocionada.

Las últimas celebraciones antes de la investidura de Obama, en hoteles, salones y hasta en las calles, tenían aires de éxtasis colectivo, antes de que la sombría realidad económica vuelva a imponerse, a partir del miércoles. "Tenemos un duro camino ante nosotros, pero ahora vamos a festejarlo", declaró Wilmer Valderrama, otra de las estrellas invitadas. Valderrama, una estrella televisiva en ascenso en Estados Unidos, colaboró activamente para promover el voto hispano en las presidenciales de noviembre, un hecho desconocido por su magnitud en este país.

"Es la primera vez que intervengo en política. Leí los libros de ambos, tanto del candidato republicano John McCain, y el de Obama, y ambos son grandes líderes, pero al final pensé que Obama era el que estaba mejor preparado para el trabajo", terció Tony González, jugador del Kansas City Chiefs.