•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tom Cruise ha hecho realidad una cruel fantasía de la infancia. El actor, en su más reciente película "Valkiria", interpreta a un conspirador contra Adolfo Hitler. En la vida real, el actor estadounidense dice albergar sentimientos similares a los de este personaje alemán, quien encabezó un fallido intento para asesinar al líder nazi.

"Siempre quise matar a Hitler. De niño, solía preguntarme por qué nadie se levantó y lo mató", manifestó Cruise en la capital surcoreana. Al estudiar su personaje, el del coronel Claus von Stauffenberg, Cruise dijo que llegó "a admirarlo profundamente". "Aunque la historia transcurre durante la Segunda Guerra Mundial, me pareció que era una historia atemporal", añadió. Hacer esta película "fue una experiencia poderosa que jamás olvidaré".

Pese al escepticismo inicial, "Valkiria" tuvo un sólido fin de semana de estreno en Estados Unidos, recaudando 21,5 millones de dólares en taquilla en diciembre. Desde entonces ha facturado un total de 77,6 millones a nivel local, según el sitio web de Box Office Mojo.

La visita de Cruise a Seúl, donde "Valkiria" se estrenará el jueves, representa una rara parada promocional para Hollywood, que tradicionalmente ve en Japón el principal mercado asiático de la industria. Pero, las películas en Corea del Sur, hasta hace poco orgullo del cine asiático por su capacidad de eludir la competencia estadounidense, atraviesan momentos difíciles aun en su país.

Los resultados de la taquilla de Seúl hasta noviembre muestran que las producciones de Hollywood ocupan seis de los primeros 10 lugares, aunque los primeros dos fueron cintas locales. El director de "Valkiria", Bryan Singer, explicó la selección de Corea del Sur para el estreno asiático por su "extraordinario mercado ascendente" tanto para películas locales como internacionales.