•  |
  •  |
  • END

La serie de cuadros “La manzana no es roja” de la artista Jullissa Moncada se presentó ayer viernes 23 de enero en Wuppertal, Alemania.

Moncada, perteneciente y formada por La ESPORA (Escuela superior de arte que dirige Patricia Belli), dijo sentirse emocionada por haber sido invitada a exponer sus cuadros en el extranjero.

“Me siento feliz, en primer lugar ha sido uno de mis proyectos tener nuevas experiencias, compartir con otra gente, que la gente vea lo que estoy haciendo. Para mí es una experiencia nueva y una motivación para seguir trabajando”.

Sobre el trabajo de Moncada, el artista Darwin Andino anotó que “esta obra evidencia un disfrute del material plástico, como si el gozo pictórico puede salvar la realidad de sus formas degradadas. La manzana no es roja, en varios sentidos, el más claro está ligado a que si el referente de la artista es la carne que se tiende en los puestos de los mercados, el resultado artístico tiende a la seducción. Se trata de un encuentro que no termina de ahuyentar al espectador con la presencia de lo desagradable, en un sentido muy amplio, nos hace cómplices de cierto gusto”.

Por su parte, la artista añadió que respecto a la temática de sus obras se encuentra trabajando, explorando y sintiendo “motivos que le molestan”, elementos que encuentra a diario en su vida que le incomodan, como encontrarse en la calle con un hombre que hace sus necesidades en cualquier esquina, excrementos de animales, hedores y una serie de situaciones y elementos incómodos que provocan en Moncada perturbación y que utiliza como insumo para su trabajo artístico. “Me dejo llevar por la cuestión grotesca y la cosa rica en el proceso de trabajo”, añadió Moncada.

La artista, además, es admiradora de Kokoschka y de Francis Bacon.

La exposición estará abierta al público durante un mes y luego regresa a tierras pinoleras.