•  |
  •  |
  • END

Londres/EFE

El príncipe Carlos de Inglaterra habló de las dificultades que entraña llevar una corona en la cabeza, en una reunión con actores de la Royal Shakespeare Company (RSC), compañía teatral de la que es presidente.

El heredero al trono se encontró con intérpretes de la RSC en la localidad inglesa de Stratford-upon-Avon para presidir la reunión general anual de la compañía teatral.

El hijo de Isabel II admitió que le había “conmovido enormemente” que la RSC le hubiera pedido asumir un cargo que había aportado “una dimensión extra” a su vida.

Antes de presenciar un extracto de la obra “Henry V” y de reunirse con miembros del reparto, el príncipe dio algunos consejos sobre cómo llevar una corona al actor que interpreta a Henry V, Geoffrey Streatfeild.

Este actor, de 32 años, comentó que Carlos de Inglaterra le había preguntado si su corona le “hacía daño” cuando se la ponía.

“Y sí me hace daño -indicó Streatfeild- porque la tengo muy ajustada para que me permita correr sin que se me caiga”.

“Aunque no es de oro auténtico, con lo que no es tan pesada”, puntualizó el intérprete.

Por su parte, Elaine Moore, la responsable de la creación de sombreros y joyería para la compañía, señaló que en sus 20 años de carrera ha fabricado “cientos” de coronas para los escenarios.

“Tienen que ser cómodas. El príncipe Carlos no anda dando vueltas por el suelo con su corona, algo que sí hacen los actores”.