•  |
  •  |
  • END

MADRID/AP

Penélope Cruz se alzó el domingo con el Goya a la mejor actriz de reparto por su trabajo “Vicky Cristina Barcelona”, en una noche en la que “Camino” se convirtió en la gran triunfadora con seis estatuillas, entre ellas a mejor película y mejor director.

El puertorriqueño Benicio del Toro, por su parte, se llevó el Goya al mejor actor por su interpretación del revolucionario Ernesto Guevara en “Che, el argentino”, de Steven Soderbergh; y la española Carme Elías ganó el rubro de mejor actriz por su papel en “Camino”.

También de “Camino” fueron premiados Nerea Camacho como actriz revelación y Jordi Dauder como mejor actor de reparto.

La gala de la 23a entrega anual de los premios de la Academia española en Madrid fue conducida por la actriz Carmen Machi, quien debutaba como maestra de ceremonias y estuvo salpicada de humor y referencias a las descargas de películas pirateadas en Internet y su repercusión en el número de espectadores que acuden a las salas de cine españolas.

Cruz, cuya actuación en la comedia romántica de Woody Allen le ha merecido una nominación al Oscar, no se olvidó de su director en el discurso de aceptación tras ganar un premio que se le había resistido en los Globos de Oro.

“Gracias a la Academia; porque es un honor que me den el premio mis compañeros por una película que es extranjera, pero de producción española”, expresó la estrella española.

“Ha sido mucho para mí. Que un director (Allen) que yo he admirado confiase en mí para un papel tan especial, tan diferente a lo que he hecho”, añadió.

“Camino”, de Javier Fesser, rompió los pronósticos y dio la sorpresa en la 23a edición de los Goya al llevarse seis de los siete premios a los que aspiraba.

Elías se impuso sobre Maribel Verdú, quien llegó tarde a la ceremonia porque, explicó, tenía que acabar la función que representa actualmente en un teatro de Madrid.

Fesser subió al escenario del Palacio de Congresos de Madrid para recoger los Goya al mejor director, mejor película y mejor guión original.

“Hemos hecho una película de amor, cariño y respeto. Estamos felices”, dijo.

“Camino” se estrenó hace varios meses y despertó una gran polémica en ciertos sectores de la Iglesia Católica española.

Inspirada en hechos de la vida real, la cinta recrea los últimos días de una niña educada en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas que murió de una extraña enfermedad.

Como ya lo hiciera en Cannes el año pasado, Del Toro se llevó el reconocimiento al mejor actor.

“España es un país de cultura y años de cine. Es un país que habla la lengua del Che. Es un honor muy grande”, manifestó el astro boricua tras recoger la estatuilla.

La gran decepción de la noche fue “Los girasoles ciegos” de José Luis Cuerda, que con 15 candidaturas sólo se llevó el Goya al mejor guión adaptado.

Por su parte, la chilena “La buena vida”, dirigida por Andrés Wood, consiguió el galardón a la mejor película hispanoamericana, premio que recogió su guionista Rodrigo Bazaes.

“He sentido un gran emoción”, dijo Bazaes a la AP. “Creo que en el cine chileno hay diversidad de actores y creadores, fluye el pensamiento y las nuevas ideas”.

“Los crímenes de Oxford”, que también aspiraba a los premios más importantes de la noche, consiguió tres estatuillas: mejor montaje, mejor dirección de producción y mejor música original.

“El truco del manco”, con tres Goya, entre ellos mejor actor revelación (Juan Manuel Montilla) y mejor dirección novel (Santiago A. Zannou), fue otra de las sorpresas.

La cinta independiente cuenta la historia de un buscavidas con medio cuerpo afectado por una parálisis cerebral que debe sobrevivir en un barrio marginal.

El Goya de Honor de esta edición fue para Jesús Franco, director, guionista, productor, actor, montador y músico, especialista en el género de terror erótico, quien recibió la distinción muy emocionado.