•  |
  •  |
  • AFP

Irán colocó en órbita el primer satélite producido en el país, anunció el presidente Mahmud Ahmadinejad, quien consideró un gran paso en un ambicioso programa espacial que preocupa a numerosos observadores internacionales. El satélite llamado Omid, que significa esperanza en la lengua farsi, fue lanzado con orden del presidente Ahmadinejad, indicó la radio estatal.

Desde hace tiempo, Irán ha sostenido desarrollar un programa espacial, lo que ha generado inquietud entre gobernantes en el mundo ya preocupados por los proyectos nucleares y de misiles balísticos de Teherán. Una de las preocupaciones asociadas al incipiente programa espacial de Irán es que la misma tecnología usada para enviar satélites al espacio puede utilizarse también para producir cabezas nucleares.

La televisión iraní difundió que el satélite orbitaría a una altitud de entre 250 y 400 kilómetros. Fue llevado al espacio con un cohete Safir-2, o Embajador-2, que fue ensayado por primera vez en agosto y tiene un alcance de 250 kilómetros, 155 millas. La radio pública señaló que el satélite daría 15 vueltas a la Tierra cada 24 horas y transmitiría datos al centro espacial en Irán. Tiene dos frecuencias de radio y ocho antenas.

Sospechan de programa nuclear
Estados Unidos y algunos de sus aliados sospechan que Irán lleva al cabo un programa nuclear en secreto. Irán ha negado el señalamiento al afirmar que sus planes atómicos tienen sólo propósitos pacíficos como la generación de electricidad. Ahmadinejad expresó que el satélite era de telecomunicaciones y había hecho contacto con estaciones terrestres luego de alcanzar su órbita, aunque no todas sus funciones estaban operando. El lanzamiento representa un mensaje de paz y amistad al mundo, dijo el presidente en la televisión estatal. "Necesitamos ciencia y amistad, hermandad y justicia".

Funcionarios de Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, Francia, Alemania y China tienen previsto reunirse mañana en Francfort para examinar el programa nuclear de Irán. Ese grupo de países ha ofrecido a Irán un paquete de incentivos para que suspenda el enriquecimiento de uranio y acepte negociaciones sobre su programa nuclear. El Consejo de Seguridad de la ONU ha impuesto sanciones a Irán para que acceda.