• |
  • |
  • END

Elpaís.com

Las curvas de la muñeca Barbie ya no son lo que eran. ¿Será la edad? Al cumplir 50 años, su cintura de avispa, sus pechos respingones, su mundo rosado y su falso glamour ya no son el único símbolo en el que aspira a reflejarse la nueva generación de niñas del siglo XXI. Aunque aún es el juguete estrella de Mattel, sus ventas no son tan boyantes, y en el último trimestre han bajado en un 21%.

La empresa que está detrás de esta rubia americana que durante décadas fue la muñeca más vendida en EU (más de 1.000 millones de barbies se pasean por el mundo), no atraviesa su mejor momento (sus acciones en Bolsa están por los suelos). Pero eso no le ha impedido prepararle a Barbie todo un año de festejos de cumpleaños. Las celebraciones arrancaron hace cuatro días en la feria de Nuremberg y tendrán uno de sus puntos álgidos dentro de seis días en la Semana de la Moda de Nueva York.

En Nuremberg se ha presentado una nueva Barbie, la versión en muñeca de la canciller Ángela Merkel, y además se organizó una fiesta con modelos vestidas con trajes de Barbie que recorrían sus 50 años de historia. Pero lo que se verá la próxima semana en Manhattan será un despliegue de “dedal y aguja” por todo lo alto. Una larga lista de célebres diseñadores han aceptado la invitación de Mattel para crearle un nuevo modelo a Barbie. Así que el próximo sábado se verán desfilar 50 vestidos inspirados en la muñeca y firmados por Calvin Klein, Diane von Furstenberg, Donna Kara, Tommy Hillfiger, Ralph Lauren y Rebecca Taylor, entre otros. Los vestidos después se pondrán a la venta en Bloomingdale’s, que va a crear una boutique temporal dedicada a Barbie. Algunos trajes serán ediciones únicas, como el de novia creado por Vera Wang, valorado en 15.000 dólares (11.600 euros), que se venderá en la primera tienda dedicada en exclusiva a Barbie que se inaugurará en marzo en Shanghai.

A lo largo de sus 50 años de vida Barbie ha presumido de ropa firmada por Vivianne Westwood, Dior y Versace, entre otros. Los cambios sociales han forzado a Mattel a darle muchas vidas. A pesar de ser simplemente un ama de casa ha tenido que evolucionar y probar más de 100 profesiones. Curiosamente, su nacimiento está conectado, en cierto modo, a la profesión más vieja del mundo: Ruth Handler, esposa de Elliott Handler, y ambos fundadores de Mattel, se inspiró para su creación en una muñeca alemana, Lilli, que se vendía en tiendas para adultos. Lilli, con busto protuberante, piernas esbeltas y cintura pequeña, nació de una tira del diario Bild Zeitung, protagonizada por una secretaria que decía que salía con hombres mayores porque con su sueldo no pagaba sus gastos y andaba a la caza de un rico. Se popularizó entre adultos, aunque al final las muñecas también alcanzaron a las niñas.