•  |
  •  |
  • END

Sin recursos económicos ni la formación musical debida, hace 40 años, cinco ilusionados jóvenes apostaron por dar vida a un proyecto artístico que ha puesto a bailar a generaciones en Nicaragua: Mokuanes, hoy día una de las más respetadas y sólidas agrupaciones musicales.

Impulsados básicamente por las ganas de hacer música, los ya fallecidos Leonel Castillo (tecladista y guitarra) y Jesús Arroyo (Baterista y vocal), junto a Róger Hernández (bajista), Onell Pineda (vocalista) y Fidencio Escoto (teclado y guitarra); planearon el lanzamiento del grupo por iniciativa de Escoto y Pineda.

Durante un año trabajaron tocando en fiestas privadas y públicas. Los tiempos no eran los mejores, la mayoría abandonó el grupo, pero aún en esas circunstancias Escoto decidió continuar con Mokuanes y preparó durante dos meses a nuevos integrantes, ninguno de ellos músico.

“Había mucha competencia porque casi en todos los pueblos había un grupo. La mayoría ya tenían reconocimiento y recursos, el logro de Mokuanes fue que siendo de escasos recursos logró posicionarse”, refiere hoy representante del grupo.

El nombre

El nombre de Mokuanes llegó tiempo después de iniciado su andar en el ejercicio artístico en el norte del país, específicamente en La Trinidad, Estelí, de donde todos eran originarios.

Barajaron opciones entre ellos “Los Trini boys”, hasta que Escoto propuso Mokuanes inspirado en el cerro La Mocuana ubicado frente al municipio de La Trinidad. Buscaban que la gente se identificara, querían usar como carta de presentación algo verdaderamente autóctono, pues en ese tiempo los grupos nacionales preferían nombres en el idioma inglés, como ejemplo: Los Rockets, Music Master, Los Ramblers, Los Hellions, Los Panzers y Los Rides.

Mokuanes también quiso marcar la diferencia en lo musical. En Centroamérica los grupos limitaban su propuesta a un solo género. Ellos, pues, decidieron introducir en su repertorio cumbia, balada, corrido y música de la época como el rock and roll. “Hasta la fecha ese perfil se mantiene en Nicaragua donde los grupos interpretan diferentes géneros al contrario de lo que ocurre en países del área”, indica Escoto.

El lema les tomó más tiempo. Para ello valoraron el mito del Príncipe Mokuac y la princesa Ana y como era una leyenda de encanto idearon el pegajoso “Embrujo musical”.

Primeras grabaciones

“Tú eres mi destino” una balada de la autoría de Escoto, fue el primer tema que lograron perennizar por medio de la tecnología. Fue en 1972 y la canción fue grabada en sistema de 45 revoluciones por minuto, en la voz de Emiliano Moreno quien murió en la guerra en 1978 y estuvo con Mokuanes alrededor de 5 años. En ese mismo tiempo también imprimió su voz a Mokuanes Mario Hernández y desde 1979 hasta 1991 el cantante líder fue el matagalpino César Díaz.

Mokuanes grabó más temas que sonaron en la radio como: “Mi mundo, mi cielo y mi luz”, “Sólo tú mi amor”, “Noche azul”, “Todo me gusta de ti”, y “Desilusión”, esta última en la voz de Onell Pineda. Dice Escoto que otras cuatro que también grabaron no les fue posible publicar debido a la guerra.

Destaca sí, que aún en esos duros de guerra, Mokuanes “nunca paró su actividad musical”.

La música sí paga

Fidencio Escoto no esconde el orgullo que le embarga el haber logrado hacer de Mokuanes una empresa sólida, en un país donde el gremio no se cansa de repetir que el arte no paga.

Según él, Mokuanes es un grupo al que no le falta trabajo. Tienen una frecuencia de trabajo mensual de 16.5 eventos. Completa tal afirmación aduciendo que Mokuanes es el grupo nicaragüense que más giras ha realizado a Estados Unidos y parte de Centroamérica. Cada año programan tres giras a Honduras, una a El Salvador, otra a Costa Rica y cinco a Estados Unidos.

“Económicamente es una empresa rentable. Tiene el mejor equipo de audio, su show profesional y dinámico, tarima de escenarios, luces, planta eléctrica para garantizar el mejor servicio”, enumera Escoto como prueba de lo sólido que es Mokuanes.

Desde el año 2000, Mokuanes mantiene su formato: dos tecladistas, dos percusionistas, dos trompetistas, dos guitarristas y tres vocalistas. “Considerándose el grupo más estable”, dice Escoto refiriéndose a que con poca frecuencia varían a su staff. “Detrás de Mokuanes hay una plataforma de trabajo enorme”, asegura Escoto.

Mokuanes en etapas
1968 inicio y formación del grupo.

1972 a 1978 Graban sus primeros temas y empiezan a recorrer parte del país. “Todo me gusta de ti” fue el tema que les ayudó a ganarse el gusto del público en otras ciudades en esa época se llamaron El Combo de Los Mokuanes, ya que empezaron a utilizar saxofón y trompeta elevando su número de músicos a nueve
1980 a 1990 Mokuanes se organiza como una de las mejores orquestas de Nicaragua con 16 integrantes, entre éstos una mujer, Cristina Blanco, de Estelí. Ella fue la primera mujer que integró Mokuanes. En esa etapa Mokuanes participó como invitado en el Festival de la Canción “Gastón Pérez” y se presentan en Honduras.

En 1990 Mokuanes cambia casi la totalidad de sus integrantes, entonces ingresan: Holbein Sandino, Fidencio Escoto Jr., Darwin Escoto y otros miembros jóvenes que le inyectaron nueva fuerza e intenciones al grupo. Ese año realizan su primera gira a Estados Unidos.