•  |
  •  |
  • AP

Las constantes demostraciones de afecto del matrimonio Obama encanta a muchas personas en Estados Unidos, especialmente en la época de San Valentín, el día de los enamorados. Otros se sienten encantados y no faltan aquellos que sientan celos.

Susan Margolin, madre de dos hijas y ejecutiva a tiempo completo de una compañía de distribución de películas, envía mensajes electrónicos a Barack y a Michelle Obama, no para analizar sus últimas iniciativas políticas, sino para descubrir cómo les va a nivel conyugal. "Ellos fueron al Centro Kennedy con las niñas la otra noche", mencionó Margolin, quien agregó que "le encanta que siempre se hagan tiempo para un encuentro romántico. Es como si hubiese un verdadero romance entre ellos", afirmó.

Equilibrio en la vida pública
Los Obama no son la primera pareja presidencial que muestra su afecto en público. Ronald y Nancy Reagan, en particular, parecían muy enamorados, pero para muchos el matrimonio Obama representa un romance de un tipo más moderno; los dos son profesionales con exitosas carreras y su objetivo es equilibrar sus vidas públicas con la estabilidad familiar. Aunque se respetan mutuamente no tienen temor a exhibir su afecto, una y otra vez, en un país cuyos habitantes no son propensos a demostraciones públicas de cariño.

Stephanie Coontz, estudioso del matrimonio en Estados Unidos, manifestó que la pareja Obama es diferente a otras que habitaron en la Casa Blanca. "Hemos visto antes amor en la Casa Blanca", reconoció Coontz, quien también es profesor de la universidad estatal Evergreen, en Olympia, Washington. "Pero en muchos casos se trataba de una esposa que adoraba a su marido, como Nancy Reagan", mientras que "Los Obama muestran un amor juguetón, un mutuo respeto".

Hasta la historia de cómo se conocieron Michelle y Barack es muy moderna. Ella fue la tutora de Barack en la firma de abogados Sidley & Austin, de Chicago. Por lo tanto, "No existía la vieja tendencia a considerar que el hombre es el líder", apuntó Coontz.

Pareja modelo
Los Obama son considerados por algunos medios de prensa como una pareja modelo en muchos campos. Pero Coontz no cree que su saludable matrimonio altere mucho la tendencia en Estados Unidos, una de las tasas de divorcio más altas del mundo. "No creo que ayuden a que las parejas desarrollen mejores relaciones (...) pero es agradable que una buena relación se pueda reflejar en la Casa Blanca".

Muchos ciudadanos recuerdan que en la noche de su triunfo electoral, en el parque Grant de Chicago, ambos se abrazaron, él le susurró algo en el oído a Michele, y ella le contestó con un "Te quiero". Después de la juramentación del nuevo presidente, hubo un baile, en el que los dos danzaron en una amplia pista. Cerraron los ojos dejándose guiar por la melodía, como si hubieran estado solos, aunque el instante fue registrado por miles de fotógrafos y por cámaras de televisión.

Kirk Dillard, un senador estatal republicano se maravilló ante lo que estaba viendo. "Tras observar a Michelle y al presidente en el escenario, era obvio que estaban disfrutando muchísimo", enfatizó Dillard, quien también es viejo amigo de Obama, de los años en que ambos estuvieron en la legislatura de Illinois. "Michelle y Barack han estado siempre locamente enamorados. Siempre han sido excelentes amigos, y ella ha sido su más estrecha confidente. La relación se ha mantenido constante a todos los niveles, y eso es maravilloso de ver", concluyó Dillard.

Atracción contínua
Joanna Coles, directora de la revista de modas Marie Claire, señaló que "existe una verdadera atracción que continúa" y afirmó que los Obama son los primeros ocupantes de la Casa Blanca que realmente demuestran que una pareja moderna en Estados Unidos puede funcionar. "Creo que es un ejemplo fantástico (...). El no podría haber (llegado a la Casa Blanca) sin el increíble respaldo de ella. Pero no creo que Michelle haya abandonado su carrera. Apenas él deje la presidencia, ella la retomará", enfatizó.

Tal vez el matrimonio de los Obama sólo resulte fascinante e inspirador para los simpatizantes de Obama. Janice Min, directora de la revista Us Weekly, que sigue la vida de las celebridades, expresó que en cierto sentido, el romance de los Obama cae muy bien en "personas que aman mucho al presidente. Por lo tanto, aman también a la mujer que él ama", Aún así, Min cree que el público se halla genuinamente fascinado por el amor que muestra la pareja presidencial, pues "resulta inusual saber algo acerca de la vida romántica del presidente".

Para demócratas o republicanos, es difícil ignorar el amor del presidente por su esposa. Durante el baile que se realizó tras la juramentación al cargo, Barack Obama exclamó a la multitud. "Antes que nada, ¿no les parece que mi esposa luce espectacular?". Hay quienes sienten cierta envidia ante un matrimonio que parece tan perfecto.