•  |
  •  |
  • END

Neurólogo – Psiquiatra

I Parte
Recientemente el diario New York Times publicó un extraño caso de sonambulismo que demuestra que podemos mandar mensajes incluso cuando parecemos estar profundamente dormidos.

Este caso desafía el conocimiento que se tiene del sonambulismo, el cual nos dice que está confinado a actividades que involucran movimientos motores y gruesos, con mínima actividad cognitiva. Hasta ahora, el sonambulismo se entendía como un fenómeno interpersonal. Ya sea comer comida chatarra, reacomodar los muebles, lavar trastos e incluso conducir un auto, el cuerpo realiza la acción, aparentemente por sí mismo; mientras la mente duerme.

Mandar mensajes electrónicos mientras se duerme, sin embargo, revoluciona nuestra comprensión de la mente. El artículo que publica el New York Times describe a una mujer que lo hacía mientras dormía como el primer caso de “comportamiento cognitivo complejo no violento“. No sólo componía los mensajes, sino que atravesaba dos niveles de seguridad que requerían una clave para llegar al software del e-mail.

De acuerdo con el artículo, la paciente un día recibió una llamada de una amiga que le preguntaba acerca de un extraño mensaje electrónico que le había enviado la noche anterior.

Cuando la paciente chequeó su computadora y se fijó en la carpeta que contenía sus mensajes enviados, descubrió que había tres enviados en ocho minutos la noche anterior mientras dormía, todos con un lenguaje y una puntuación inusuales. “Ayúdame por faaaaavooor” era el tema de uno de los mensajes, una invitación a una “cena y tragos” y también le imploraba al destinatario que viniera “mañana y arreglara este lío del infierno”

Cuenta el artículo que la paciente concurrió a una clínica del sueño muy preocupada por la posibilidad de haber hecho cosas mientras tenía un episodio de sonambulismo de las que tuviera que arrepentirse. El doctor Siddiqui, quien examinó a la paciente, dijo estar sorprendido de la capacidad que había exhibido la paciente: mientras permanecía en casa de un pariente, había encendido la computadora, utilizado una clave para conectarse, cargando el software para llegar al servicio de e-mail y luego utilizado su nombre de usuario y clave de acceso para ingresar.

Este caso muestra que un sonámbulo puede hacer muchas cosas de las cuales la ciencia hasta ahora comienza a darse cuenta.

Lo extraordinario del caso también plantea retos a la doctrina legal que se basa en la noción médica del sonambulismo. A los sonámbulos los absuelven de cargos criminales basándose en el concepto de “automatismo mental”. En 1846, Albert Tirrell fue encontrado no culpable de asesinato e incendio, argumentando que de hacerlo, estaba sonámbulo en el momento, ésta es la primera absolución por sonambulismo en la historia de la defensa jurídica en América.

Kenneth Parks, un joven de 23 años, condujo su automóvil a varios kilómetros de su casa en mayo de 1987. Llegó a la casa de sus suegros, atacó al suegro dejándolo inconsciente y apuñaló a su suegra, causándole la muerte. A continuación se dirigió a la estación de policía diciendo, “creo que han matado a algunas personas”. Estaba ensangrentado y su mano gravemente herida.

Parks no pudo recordar nada sobre el asesinato y aparentemente no tenía motivos para cometerlo, estaba desempleado, e hizo hincapié en ello. Él se fue a dormir esa noche pensando en cómo iba a visitar a sus suegros el día siguiente con su esposa para hablarles de su situación económica y su problema con el juego. Después de un año, fue encontrado no culpable de asesinato o tentativa de asesinato. Se hizo una apelación, pero su absolución fue confirmada.

Él ni siquiera fue ingresado a un hospital psiquiátrico, ya que se consideró que había cometido los hechos en estado de “nominsane automatismo”, es decir, sonambulismo, lo que no es considerado una enfermedad mental, y tampoco es condenado por la justicia pues se supone que la persona en ese momento está en “automatismo mental”.

Comprendiendo el sonambulismo

Aproximadamente el 19% de la población mundial padece de sonambulismo.

Alrededor del 1 y el 16.7% de los niños en los Estados Unidos son sonámbulos, y los jóvenes son más propensos a padecer de esta actividad.

Los hombres tienden más al sonambulismo que las mujeres.

Esta actividad se cataloga dentro de las patologías del sueño que se llama Parasomnias en el apartado de los Trastornos al despertar.

El ciclo normal del sueño consta de varias etapas, desde la somnolencia leve hasta el sueño profundo. Estas etapas se dividen en sueño sin movimientos oculares rápidos NMOR (No REM en inglés) y consta de cuatro fases, las fases 3 y 4 se denominan sueño profundo. La fase del sueño MOR (REM en inglés) es la fase conocida como “sueño paradójico” y en él se dan Movimientos Oculares Rápidos.

A lo largo de la noche se producen varios ciclos de sueño NMOR y MOR. El hecho de caminar dormido (sonambulismo) ocurre con mayor frecuencia durante el sueño profundo NMOR en las primeras etapas de la noche (etapas 3 y 4), pero puede ocurrir durante el sueño MOR cercano a la mañana.

La clínica San Francisco ofrece atención a precios diferenciados los días jueves para personas de escasos recursos.


Estimado lector: Si desea opinar respecto a los artículos, si tiene algún tema específico que desea que aborde por favor escriba a: articulospsiquiatria@hotmail.com

Te invito a leer el blog: http://dearreaza.blogspot.com/
Dr. Javier Martínez Dearreaza.

Universitá degli Studi di Pavia-Italia.

Clínica San Francisco, de Camas Luna Montoya 90 varas arriba