•  |
  •  |
  • END

Conjuntamente, la diversidad de opiniones respecto a la moda de la 81 entrega de premios Oscar, que el pasado domingo paralizó a los telespectadores, es muy agradable y a la vez sorprende, debido a que la selección del vestuario de los actores de las actrices en las pasadas ediciones, dejó una que otra “manchita” sobre la alfombra roja.

Kelli Molina, reconocido diseñador nicaragüense, no calló en ningún momento el buen sabor de boca, la mágica impresión que sus ojos presenciaron a través de la pantalla, y el entusiasmo que dejó en él, esta celebración hollywoodense.

Aseguró en una breve conversación que sostuviéramos, que el glamour regresó a los premios Oscar. “Todos los vestidos estaban regios y esto significa que Hollywood regresa al glamour”, subrayó.

A razón de sus conocimientos en cuanto a la moda, nos detalló con datos muy de su profesión que, el talle sirena, talle princesa, escotes ‘Palabra de honor’, ‘Reina Ana y el Sweet Heart, tuvieron su espléndido retorno así como la lentejuela, la pedrería y las plumas.

Colores presentes y ausentes

Otra de las cosas que Molina notó interesante en esta entrega de premios, es que los actores y actrices, quienes fueron el foco de atención de la muchedumbre, usaron colores primarios tales como el rojo, el blanco, el negro, azul, gris y crema. “Si notás las modelos, misses, reinas y varios famosos, siempre lucen optar por ellos, porque son colores psicológicos de la moda que son notables desde lejos y sin duda, llaman la atención”, explicó.

Aunque refiriéndose a colores, fue notable la ausencia del fucsia y el amarillo encendido que se habían convertido en protagonistas de las anteriores ediciones de los Oscar. “Estuvieron ausentes los colores estrambóticos, además noté que no recurrieron a las líneas al cuerpo o el talle al cuerpo”, no olvidó mencionar el experto diseñador.

Si de los actores hablamos, en ellos predominó el esmoquin, las gafas de lujo muy bien combinadas con su atuendo. “Del mismo modo, las actrices se esmeraron con los peinados y la lencería que estuvo muy acorde con el vestido seleccionado para esta hermosa velada”, resaltó Molina con la certeza que en este año, la entrega de los premios Oscar fue de ensueño.