•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Más de 40 años después del estreno de la película "El último tango en París", del director italiano Bernardo Bertolucci, el mundo del cine tiene la certeza de que la escena de violación protagonizada por el estadounidense Marlon Brando y la francesa Maria Schneider fue real y que no se trataba de una buena actuación que transmitía el sufrimiento del personaje.

Fue el mismo Bertolucci quien confesó que él y Brando planearon, un día antes del rodaje, llevar a cabo la escena sin el consentimiento de Schneider. Dicho momento del filme es conocido entre los cinéfilos como "la escena de la mantequilla", pues muestra que Brando, de 48 en ese entonces, usó mantequilla a modo de lubricante para violar a su compañera de reparto, de 19.

La revelación ha salido a la luz y ha indigando a buena parte del mundo del cine y a organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres, luego de que varios medios norteamericanos retomaran y difundieran una entrevista que Bertolucci dio a la Cinemateca francesa en el 2013.

"Quería su reacción como niña, no como actriz. No que Maria interpretara su humillación y su rabia, quería lo sintiera. Los gritos… ‘¡No, no!’. Después me odiaría toda su vida", narra fríamente en la entrevista.

En entrevistas que dio Maria Schneider, pero que no tuvieron gran trascendencia, la actriz señaló que nunca pudo recuperarse de esa experiencia y que aunque lo que le hizo Brando no fue real físicamente, se sintió humillada y un poco violada. 

Schneider murió en 2011 a causa de un cáncer.

La indignación ha sido tal que se inició una campaña en la plataforma Change.org que reclama a la Academia de Hollywood condenar públicamente los hechos y al director italiano.