•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El director de cine italiano Bernardo Bertolucci tildó como "ridícula equivocación" la indignación generada por la escena de sexo con mantequilla con la actriz francesa Maria Schneider en su filme "El último tango en París".

"Quisiera por última vez aclarar la ridícula equivocación que sigue suscitando 'El último tango en París' en diarios de todo el mundo", escribió Bertolucci, de 76 años, en un comunicado divulgado en Roma.

"He dicho, pero tal vez no he sido lo suficientemente claro, que decidí no informar a María del uso de la mantequilla. Queríamos que tuvieran una reacción espontánea a ese uso impropio", sostiene en la nota.

"Algunos han creído que ella no estaba informada de la violencia contra ella. Falso. María sabía todo porque había leído el guión, donde todo estaba descrito", precisó al hablar de la escena de sodomización de la actriz, entonces de 19 años, que en los años 70 causó un gigantesco escándalo.

"Lo único nuevo con respecto al guión fue la idea de la mantequilla. Eso fue, según supe muchos años después, lo que ofendió a María. No la violencia que sufrió en la escena y que estaba prevista en el filme", recalcó.

"Consuela y a la vez aflige que haya gente aún tan 'naif' (ingenua)  que cree que lo que ve en el cine ocurra en la realidad. No saben que en el cine el sexo es (casi) siempre una ficción y probablemente creen que cada vez que John Wayne dispara a su enemigo, cae muerto de verdad", concluyó.

La conducta del cineasta ha incendiado las redes con comentarios contra su actitud con la actriz, fallecida en el 2011, quien trabajó luego en películas de grandes directores del siglo XX como René Clément, Michelangelo Antonioni, Jacques Rivette o Luigi Comencini.