•   Roma  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El cineasta italiano Bernardo Bertolucci afirmó hoy que la actriz María Schneider conocía con antelación la controvertida escena de la violación de "Last tango in Paris" y reconoció que se le ocultó la "única novedad" de la mantequilla que Marlon Brando usó como lubricante.

El realizador hizo esta aclaración en un comunicado, tras la fuerte polémica que ha tenido la reciente difusión de un fragmento de una entrevista suya de 2013 en la que reconocía que no informó de este cambio del guión a la actriz porque quería que ella sintiera la "humillación y rabia" ante la cámara y no la interpretase.

Esas declaraciones se hicieron virales en las redes sociales y se reprodujeron en múltiples medios de comunicación después de que, con ocasión del día contra la violencia de género, el pasado 25 de noviembre, la ONG española El mundo de Alycia publicase el fragmento para que "este tipo de actos que son constitutivos de delito, no queden impunes".

La denuncia ha llevado incluso a que en el portal de peticiones "change.org" lanzase en Berlín una propuesta que pide a la industria cinematográfica que en la próxima edición de los Oscars se condene expresamente la violencia contra las mujeres sume cerca de 7.000 firmas.

Bertolucci puntualizó en el comunicado que decidió "junto a Marlon Brando no informar a María sobre el uso de la mantequilla" como lubricante porque querían "su reacción espontánea ante ese uso impropio".

El director, de 76 años, lamentó que, pese a sus palabras, "hay quien ha pensado, y piensa, que María no había sido informada sobre la violación".

"¡Falso! María sabía todo porque tenía el guión, en el que se describía todo. La única novedad era lo de la mantequilla. Y eso, como supe muchos años después, ofendió a María, no la violación que sufre en la escena y que estaba prevista en el guión", subrayó.

El cineasta italiano dijo que "es desolador que alguien sea aún tan infantil como para creer que en el cine suceda de verdad todo lo que se ve sobre la pantalla" y cargó contra quienes "cada vez que John Wayne dispara a un enemigo, creen que este muere de verdad".

La escena de la violación de Jeanne (Schneider) en "Last Tango in Paris" por Paul (Brando) resultó polémica desde el momento de la difusión de esta película, en 1972, pero hasta ahora ninguno de sus protagonistas había revelado este detalle, que afectó a la vida de la actriz fallecida en 2011.

Bertolucci reconocía en la entrevista de 2013 que "tras la película" no se volvieron a tratar porque ella le "odiaba": "Por eso me ha odiado toda su vida", decía sobre la actriz, que hizo aquel largometraje con 19 años.

"Me porté de una forma terrible con María porque no le dije lo que iba a suceder. Porque quería su reacción como niña, no como actriz. Quería que reaccionara al acto de humillación, que sintiera sus gritos '¡no, no!'", explicó.

No obstante, el realizador italiano no mostró ningún remordimiento por su trato y entonces dijo: "Me siento culpable, pero no me arrepiento. Para hacer películas a veces tienes que estar completamente liberado. Yo no quería que María fingiera la humillación, su rabia".

La propia Schneider aseguró en 2007 que en esa escena se sintió humillada y "un poco violada".

El vídeo de El mundo de Alycia denuncia que Schneider murió a los 58 años, tras una vida marcada por "las drogas, intentos de suicidio e internamientos en centros psiquiátricos" y que este abuso "le marcó".