AFP
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pedro Almodóvar lamentó ayer que haya triunfado “el sensacionalismo” en las recientes acusaciones contra el cineasta italiano Bernardo Bertolucci por algunas escenas de su largometraje “El último tango en París”. “Estoy seguro de que el guion se conocía y estaba consensuado”, agregó.

Almodóvar hizo estas declaraciones en Breslavia (Polonia), donde se encuentra para asistir a la gala de los premios del Cine Europeo, en los que su película “Julieta” es una de las favoritas de la edición. “Yo nunca pondría en riesgo ni psíquico ni físico a un intérprete”, dijo el español, que consideró que en el caso del filme de Bertolucci estaría todo consensuado entre director y actores, además de opinar que hay problemas actuales más acuciantes.“Son unas acusaciones que tanto tiempo después ya no vienen a cuento”, dijo el cineasta español sobre la polémica generada tras la difusión de una entrevista de Bertolucci de 2013 en la que aseguraba que no informó a la protagonista, María Schneider, de los cambios en la controvertida escena de la violación de la película.