• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La opción más atractiva de los estrenos de la semana es “Operación Escobar” también titulada “El Infiltrado” por su título en inglés, otra cinta que explora el trabajo de inteligencia policial para acabar con el negocio del capo colombiano de la droga.

La cinta está basada en la autobiografía de Robert Mazur, el agente especial de la DEA seleccionado para introducirse en la organización de Escobar, para hacerse pasar como el corrupto hombre de negocios, Robert Mussela, experto en el lavado de dinero producto del tráfico internacional y venta de drogas.

La idea era localizar los fondos y las cuentas bancarias del jefe del Cartel de Medellín, a los contactos, los banqueros involucrados y la forma de transacción, Todo como parte de una cacería planificada para darle un duro golpe al narcotráfico.

El drama explora la problemática de ser capaz de crear una fachada lo suficientemente convincente para ser un hombre de confianza y subir lo más alto posible a la organización criminal para obtener la información necesaria, sino también aborda la situación sentimental del agente, separado de su esposa y sus dos hijos, a quienes difícilmente podía ver.

Su trabajo era conocido por su esposa y la tensión en la relación marital subía de nivel, mientras Mazur se sumergía más en el bajo mundo del tráfico de estupefacientes y del círculo de Escobar, a veces traspasando los límites diluyéndose en su personaje falso.

Igual que en la publicación de la autobiografía, se narra que tras años de misión, de una manera ingeniosa se logró uno de los primeros golpes fuertes al cartel, con el arresto de más de 100 personas involucradas con el narcotráfico e hizo caer al Banco de Crédito y Comercio Internacional, con sede en Luxemburgo.

A pesar de que se han realizado media docena de filmes y series de TV sobre el famoso mafioso colombiano “Escobar” mantiene en suspenso al espectador y logra desarrollar un buen drama, con actuaciones de altura y una dirección aceptable del poco experimentado Brad Furman, que a su haber tiene tres películas previas de las cuales la única interesante es “Culpable o Inocente”, con Matthew McConaughey.