•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este 20 de enero será la toma de posesión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, una decisión que a muchos artistas le causó dentera, pues el político, debido a sus extravagantes declaraciones se echó de enemigos a la gran mayoría de cantantes y actores de ese país.

Y es precisamente la fecha tan esperada para conocer si estos famosos que en su momento prometieron irse de Estados Unidos si Trump ganaba, finalmente se mudarán a Canadá, Esurpa o la vía láctea. Lo que se sabe hasta el momento es que ninguno ha hecho maletas. Samuel L. Jackson

Cher

La cantante ha estado anunciando todos sus sentimientos sobre esta temporada de elección a través de Twitter. Ella se lleva el premio al destino más alejado para huir si el magnate de los bienes raíces gana la presidencia de Estados Unidos. “Si él resulta electo, me mudaré a Jupiter”, tuiteó la artista el año pasado.

Amy Schumer

La comediante pudo estar (o no) bromeando cuando aseguró que está destinada a irse a España si Hillary Clinton no gana la presidencia.

“Mi acto cambiaría porque necesito aprender español, ya que me mudaré a España o algún lugar”, sostuvo la también actriz. “Va más allá de mi comprensión si Trump gana. Es de locos”, añadió.

Chelsea Handler

Como su colega Schumer, la presentadora Chelsea Handler dice que ella también tiene su mirada puesta en España si Trump gana. Pero Handler tiene un mejor plan: aseguró que ya compró una casa.

“Compré una casa en otro país por si acaso, debido a que hay muchas personas que amenazan con irse del país y después no lo cumplen. Yo sí me iré”, dijo Handler en mayo pasado durante el show Live With Kelly and Michael.

Barbra StreisandBarbra Streisand

La icónica cantante se iría a la parte baja del mundo. Streisand le dijo al show 60 minutos de Australia que estaba muy preocupada por los resultados de la elección presidencial. “Podría estar llegando a este país, si me dejan, o a Canadá”, aseguró.

Miley Cyrus fue otro de los personajes famosos que lanzó un órdago. La cantante compartió en su cuenta de Instagram un combo de imágenes para criticar la falta de consideración con los animales del candidato republicano en ese momento y amenazó con marcharse de Estados Unidos si se convertía en presidente. “Y no digo cosas por decir”, apostilló.

Los que tampoco estaban por la labor de quedarse en Estados Unidos con Trump como presidente de su país eran los actores negros Samuel L. Jackson, Whoopi Goldberg y Raven Symone, para quienes el racismo del líder de los republicanos es inaceptable. “Si ese cabronazo es presidente moveré mi negro trasero a África”, dijo Jackson en una entrevista con Jimmy Kimmel. Por su parte, la actriz de “Ghost”  no ha tenido pelos en la lengua a la hora de cargar con dureza contra el discurso racista de Trump. «No creo que eso sea América. No quiero que eso sea América. Quizás sea hora de mudarme», comentó en una ocasión y su compañera en The View secundó su opinión y juró tener ya el billete para marcharse del país.

¡La gran fiesta!

FESTEJO• La celebración por la investidura de Trum, que se iniciará hoy jueves, durará tres días, e incluirá el clásico desfile desde el Capitolio a la Casa Blanca.

El cantante de música country Toby Keith, el actor Jon Voight y el grupo 3 Doors Down, entre otros, pondrán ritmo durante dos horas a la investidura en el concierto de bienvenida ‘Make America Great Again’, que alude al lema de campaña de Trump.

El concierto, que tendrá lugar en la explanada ante el monumento a Abraham Lincoln de la capital estadounidense, contará con la presencia del magnate y concluirá con un castillo de fuegos artificiales.

La joven cantante Jackie Evancho, de 16 años y famosa por su participación en el popular programa de televisión “America’s Got Talent”, pondrá el broche de oro a la ceremonia al cantar el himno nacional.

Ya por la noche, al menos tres bailes oficiales de investidura se celebrarán en Washington, donde todas las miradas se posarán en el magnate inmobiliario y su esposa, la flamante primera dama, Melania Trump.

El sábado por la mañana, los nuevos presidente y vicepresidente de Estados Unidos asistirán a un servicio religioso en la Catedral Nacional de Washington, que pondrá fin a los actos oficiales de la investidura.