•  |
  •  |
  • END

Sólo falta un concierto más, y se sabrá quién será la voz nicaragüense que representará a nuestro país en el reality show musical La Batalla de las Américas. Esa voz puede ser de
Jimmy Argüello, Miguel Sequeira, Erick Espinoza, Jorge Mendoza o Pablo Sandino, los últimos chicos participantes del concurso internacional.

En el concierto pasado quedaron seleccionados los anteriores participantes. Los fanáticos que sábado a sábado se conglomeraban en la plaza central de Metrocentro, donde se realizan los conciertos, dijeron “bye” a José Mendieta, Francisco Castillo, Roandy Navarrete, Eduardo Velásquez y a Marcos Ocón.

Cada sábado los conciertos se vuelven más eufóricos. La incertidumbre se centra en ¿quién nos representará en el concurso internacional para ser un integrante más del grupo musical XM2? Muy pronto sabremos la respuesta.

Lo que sí podemos afirmar es que no sólo se escogerá un “gladiador” sino dos. Iván García, Director General de Canal 11, medio oficial del reality, explicó que en el último concierto se escogerán dos lugares, el primero representará a nuestro país, y el segundo sería un sustituto en caso que el primero falle en algún momento.

“Quien gane el primer lugar se va al gran reality internacional que se realizará durante 12 semanas, una parte en Estados Unidos, otra en el Caribe y Suramérica. Luego, la final será en Miami Beach, donde se escogerá al representante de las Américas”.

Durante la competencia, el ganador recibirá técnicas de expresión corporal, clases de vocalización y arte escénico. Además estará en contacto con artistas internacionales como Jennifer López, Marc Anthony, Ricky Martin, Gloria Estefan, entre otros.

Sigue votando

García explicó que las votaciones del jurado significan un 40 por ciento y el apoyo vía mensaje de texto o llamadas desde teléfonos convencionales al 1900-2009 representan el 40 por ciento.


El director de Canal 11 señaló que estarán pendientes del concurso internacional y que se transmitirá por ese medio de comunicación los días domingo a las 11 de la mañana.


Paul Gisbrecht/END