•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es bien sabido que el presidente Donald Trump no tiene pelos en la lengua cuando se trata de decir lo que piensa.

La semana pasada tuvo lugar la Marcha de las Mujeres en Washington y paralelamente en otras ciudades del mundo. Millones de personas salieron a la calle para reivindicar los derechos de las mujeres y de la población más desfavorecida ante la nueva política de Donald Trump. Entre los asistentes estaban varias celebridades como Miley Cyrus, Alicia Keys o Madonna, que se subieron al escenario para dar diferentes discursos.

Las palabras de Madonna contra Trump fueron las más polémicas, la cantante llegó a decir que quería volar la Casa Blanca y terminó el discurso con "Donald Trump, cómete una polla". Evidentemente, al nuevo presidente de Estados Unidos no le sentó muy bien todo lo que dijo la artista y, esta semana, en una entrevista, cuando le preguntaron sobre el discurso de Madonna, no se cortó ni un pelo y contestó que "es una asquerosa, con sus palabras se ha perjudicado a sí misma y a su causa feminista". Y añadió: "Lo que dijo fue totalmente vergonzoso para nuestro país".

Pero Trump no ha sido el único que ha criticado las palabras de la artista. A Cindy Lauper tampoco le gustó lo que dijo Madonna y mucho menos el tono en el que habló.