•  |
  •  |
  • Edición Impresa

David Beckham, exfutbolista inglés, no tardó en responder a través de sus representantes luego de que fue acusado de haber usado Unicef con el único propósito de ser condecorado con la ‘Orden del Imperio Británico de mayor rango’.

Y es que, el portal Football Leaks, reveló polémicos correos electrónicos entre el exjugador de Manchester United y su asesor, Simon Oliveira, que apuntaban al uso de la organización para beneficio propio.

En los últimos años, la obsesión de la estrella de 41 años fue conseguir la insignia más alta que le pudiera otorgar la Orden británica. Pero tras haberse visto envuelto en un escándalo por una supuesta evasión de impuestos, el comité desestimó su candidatura.

Allí comenzó su fuerte vínculo con Unicef. Tras no poder evitar aquel problema, su asesor le propuso que -para mejorar su imagen- se comprometiese aún más con la organización para lograr ser condecorado.

En ese momento, según los correos que reveló el sitio web, David Beckham comenzaría a mostrar su doble cara. En los primeros mensajes entre el jugador y su asesor calificaba al comité de honores como “poco agradecido”, rechazando cualquier insignia que esté por debajo de la que deseaba: “A menos que sea un Caballero”, escribía el astro.

Ante ello y a través de sus representantes, el inglés respondió y aseguró que los mensajes habían sido adulterados.

“Esta historia se basa en material obsoleto sacado de contexto de correos electrónicos privados, hackeados y manipulados de un servidor de terceros”, afirmaron.

Además, indicaron que la misma fundación de Beckham ha recaudado una gran cantidad de dinero para ayudar a millones de niños en situación vulnerable en todo el mundo.

Por su parte, la organización también respondió a través de un comunicado, difundido en distintos portales internacionales.

“David Beckham ha sido Embajador de Buena Voluntad de Unicef desde 2005 y, además de generosamente dedicar su tiempo, energía y apoyo para ayudar a crear conciencia, ha hecho una fundación significativa y personal”, explicó Unicef tras el escándalo.

Finalmente se indicó que los embajadores “apoyan voluntariamente sin recibir honorarios por su tiempo y compromiso”.