•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un desafío directo a la vergüenza que Adán y Eva sintieron cuando en medio del Edén  descubrieron que estaban desnudos y una vuelta a la génesis del hombre que a pesar de nacer solo cubierto con su piel no acepta la falta de ropajes, es el discurso que plantea el diplomático salvadoreño Juan José Tenas, conocido artísticamente como Juanjo Tenas, en su exposición fotográfica “Sin Pre-juicios”, en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH).

Las fotografías no solo reflejan cuerpos desnudos, algunos con rostros, otros ocultando la identidad de la modelo, sino que también esconden multiplicidad de mensajes en contra de la cosificación femenina e incluso de la violencia contra la mujer. 

El exembajador del país cuscatleco en Nicaragua cuenta con 30 años de experiencia tras el lente fotográfico, una carrera que asegura inició precisamente en Nicaragua, en las montañas de Jinotega, cuando era corresponsal de guerra, un papel que también desempeñó en El Salvador.

Al concluir el periodo bélico su cámara tomó como objetivo los movimientos sociales y sus protagonistas, además de retratar la cotidianeidad en su país.

Hace diez años hizo su primera exposición de desnudos bajo el nombre de Intimidades furtivas, también trabajó retratando el trabajo infantil, entre otros temas. 

Su trabajo como diplomático lo alejó de esta pasión y al retomarla volvió al desnudo, porque considera que el cuerpo es una belleza y que la luz sobre él es majestuosa.

Trabajo de diez años

“Sin Pre-juicios” es fruto de diez años de trabajo y desde su vivencia como artista Tenas asegura que “es difícil encontrar modelos, sobre todo varones, porque los hombres están acostumbrados a ver y no a que los vean. Las mujeres también son difíciles, muchas están dispuestas a modelar sin mostrar el rostro para que no las tachen en cambio otras lo hacen sin ningún inconveniente”.

“Quiero hacer énfasis en que la exposición es un llamado al respeto del cuerpo de la mujer, llama a ver el cuerpo con arte, con naturalidad, porque normalmente el cuerpo de la mujer se ve con morbo, se ve como objeto de explotación publicitaria, en mis fotos no hay pornografía sino erotismo artístico, por lo tanto es un aporte a la cultura de paz”, apuntó.

Cabe resaltar que las cadenas son un tema recurrente en la serie Espartano y simbolizan el hecho de que el ser humano está encadenado a muchos tabúes y a la doble moral con el desnudo, pero  se ve en las fotos cómo el hombre se va despojando de las cadenas.

Acerca de la exposición, René González, presidente del Instituto de Cultura Hispánica compartió:  “Con la exposición “Sin Pre-juicios” del artista salvadoreño Juan José Figueroa Tenas "Juanjo Tenas"; el desnudo femenino llega a la palestra nicaragüense, pues con cierto retraso y cierto recato. El Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica, sin embargo, osó apoyar el proyecto y se lanzó al ruedo completamente desnudo: palabras mayores en Nicaragua, un país de encubiertos donde nadie se quiere desnudar. Las flores, el mar y ahora el desnudo son temas que han ido conformando una poética de investigación y una muestra tanto fotográfica como verbal”.

En la serie “Manto Sudado”, Tenas ofrece el cuerpo femenino desnudo cubierto por un manto blanco y una alegoría, consciente o no, al tema religioso encarnado en las imágenes de la Concepción de María.