•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una fiesta. Así fue el concierto del puertorriqueño Gilberto Santa Rosa --la noche del viernes-- durante la inauguración del Centro de Convenciones Olof Palme. La velada recibió a los asistentes con tragos y cervezas de cortesía, además una antesala al ritmo de sala y bachata con la Academia Pasión Latina, quienes deslumbraron a los asistentes con demostraciones danzarias.  

Eso sí, la espera fue larga. La Nueva Compañía junto a su recién integrada vocalista, Roxana Chamorro, calentó motores, previo a la salida de Gilberto Santa Rosa. La agrupación nicaragüense hizo un recorrido por sus temas más sonados y otros covers que el público no dudó en bailar.

Bajo la organización de Premier Producciones, el concierto de Gilberto Santa Rosa arrancó pasada las 11 de la noche. El cantante y sus 25 músicos se tomaron el escenario diseñado bajo luces tenues para cantar sus mayores éxitos. Temas nuevos y los clásicos como: “Cuenta regresiva”, “Que alguien me diga”, “Sombra loca”, “Un montón de estrellas”, “Mentira”, “No pensé enamorarme otra vez”, entre otros éxitos musicales que lo llevaron a permanecer en el escenario por casi dos horas y mantuvo al público bailando.

También: Gilberto Santa Rosa quiere cantar con Luis Enrique

Humilde

Carolina Orozco, de premier Producciones señaló que Santa Rosa asombra por la humildad y generosidad, asimismo por la cercanía que establece con sus músicos. Orozco  reveló que el salsero no pidió extravagancias para su camerino. “Pidió una bandeja de frutas, una bandeja de quesos, agua al tiempo y soda”.

Salseros

El cantante durante sus intervenciones con los asistentes dejó ver lo romántico que suele ser entre sus baladas y sus temas salseros.

De hecho en una entrevista previa con El Nuevo Diario, Santa Rosa relató que la última vez que vino al país hace 10 años fue un concierto muy íntimo "pero me sorprendió que sea un país salsero, más en los jóvenes, así que eso me emociona y quiero ponerlos a bailar a todos”.