•   Los Ángeles, California, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

“La La Land” celebra a Hollywood, y todo indica que Hollywood lo premiará: el tributo a la época de oro de los musicales estadounidenses es favorito en la ceremonia de los Óscar de este domingo.

La gala desvelará a lo largo de tres horas cuántas de las 14 nominaciones obtiene la cinta del joven director Damien Chazelle.

Pero también promete ser la tribuna propicia, con sus cerca de 40 millones de telespectadores en Estados Unidos, para hablar contra el presidente estadounidense Donald Trump y para intentar corregir la polémica racial que ensombreció las últimas dos ediciones.

La política de hecho debe estar presente desde el mismo comienzo de la gala con el monólogo del anfitrión Jimmy Kimmel y luego en los discursos. El director iraní nominado Asghar Farhadi no asistirá a la gala en protesta a la polémica orden de Trump contra inmigrantes musulmanes.

El fin de semana del Óscar los directores nominados por mejor cinta en idioma no inglés condenaron el “clima de fanatismo y nacionalismo” en el país, una manifestación contra el presidente se realizó en Beverly Hills, y unas 10,000 personas se congregaron el domingo para una proyección de “El viajante” en Londres en apoyo a Farhadi.

Diez para “La La Land”

Entre las nominadas, la gran protagonista será “La La Land”, la película sobre los que sueñan ser descubiertos y saltar a la fama de la noche a la mañana, los que no se detienen por una, dos o cien audiciones fracasadas, y mucho menos abandonan sus objetivos por el amor.

“Brindo por los que sueñan... Tontos, como quizá parezcan”, canta Emma Stone en el personaje de Mia, quien trata de conseguir su primer gran papel en el cine mientras se enamora de Sebastian (Ryan Gosling), un pianista quebrado que sólo pensaba en abrir su club de jazz.

La magnífica coreografía en la escena inicial, de “tontos soñadores” esperando su gran oportunidad, bailando en una autopista congestionada de Los Ángeles, representa la historia de muchos en Hollywood.

Y según todos las apuestas, la Academia lo premiará.

Los pronósticos le dan 10 estatuillas, incluida mejor película, director, actriz, banda sonora y canción original. Sería una menos que el récord que comparten “Ben-Hur” (1959), “El señor de los anillos: El retorno del rey” (2003) y “Titanic”.