•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una puerta para el deleite de los sentidos entre formas, colores y temas pintados y esculpidos  desde las diversas ópticas femeninas es la muestra "Mujer y Arte 2017", inaugurada este 7 de marzo en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica.

Rostros, abstractos, técnicas y visiones distintas confluyeron para celebrar a la mujer y saludar la trayectoria de la doctora María Dolores G. Torres, historiadora, crítica y curadora de arte.

El presidente del INCH, René González, manifestó que “como institución cultural reconocemos el importante y valioso rol que la mujer desarrolla en todos los espacios sociales, pero muy particularmente desde el ámbito cultural. Es por ello que tenemos el gran honor de acoger a 29 mujeres y artistas que se han sumado a esta séptima edición de “Mujer y Arte”, que por primera ocasión está dedicada a una experta en las artes visuales”.  

Lea: Nicaragua reduce brecha de género

María Dolores Torres, homenajeada.

Asimismo, robó los aplausos del público al asegurar que “en Nicaragua no te podés consagrar como artista, si Lola no te critica”.

Homenaje

En representación de las 29 artistas participantes, tomó la palabra la pintora y escultura Ilse Ortiz de Manzanares, quien enfatizó en que las mujeres son seres creados por Dios con el don de ser madres, pero también con el talento para incursionar, tener éxito y relevancia como empresarias, artistas, obreras, comerciantes, mujeres de trabajo que en su casa  dan lo máximo y que nunca se jubilan. 

“Es un honor ofrecer este homenaje a la doctora María Dolores Torres en nombre de las 29 pintoras y artistas nicaragüenses del grupo Mujer y Arte que participamos en esta exposición. Agradezco que me han escogido para ofrecer este homenaje a Dolores, quien nació en Oviedo, España, llegó a nuestra querida Nicaragua en 1966 y llegó por amor y luego se enamoró también de Nicaragua y nos adoptó como su segunda patria. Dolores es filósofa además de estudiar todas las cosas del arte, ha dedicado toda su vida a las artes plásticas y su desarrollo y mejoramiento en Nicaragua. Ha sido catedrática de literatura en la UCA y curadora de arte, además de crítica sumamente respetada en todos los ambientes de sus innumerables actuaciones”, manifestó la señora Ortiz de Manzanares. 

Tambien: Mujeres ganan espacios y reclaman su propia voz

Obra La Felicidad, de Chylo Bosche.Asimismo dijo que las 29 pintoras por unanimidad le dedicaron la exposición con cariño, admiración y reconocimiento. “Agradecemos a Dios tu permanencia en Nicaragua, sin ella el análisis crítico de nuestras artes plásticas sería otra cosa”, concluyó. La homenajeada recibió un reconocimiento por parte del INCH y otro ofrecido por las pintoras.

Historia

En su discurso, la doctora Torres agradeció a las expositoras  y al presidente del INCH, a sus hijas y a las amistades que le acompañaron, para luego ofrecer una breve historia sobre la incursión de la mujer en el arte.

Torres anotó que en el siglo XIX el número de mujeres dedicadas al arte era poco, porque se vivía en una sociedad donde la mujer era poco valorada, aunque fue al final de ese  siglo que empezó a adquirir derechos sociales y económicos, los que asegura se vieron disminuidos porque el modelo femenino victoriano decía que la mujer tenía que ser la reina del hogar. 

“Durante la primera mitad del siglo XX las mujeres se aproximaron con entusiasmo al mundo de las vanguardias artísticas, aparentemente  las limitaciones que habían sufrido a lo largo de la historia se habían superado y tenían acceso ya a escuelas de pinturas y podían participar en exposiciones y concursos, sin embargo, solo a partir de los años 60, con la consolidación del movimiento feminista y la lucha por los derechos de la mujer, se empiezan a realizar estudios que sacan de la sombra a artistas de todos los tiempos, algunas de las cuales eran desconocidas”, aseguró.

Asimismo, dijo que como muestra de estas reivindicaciones está la exposición realizada en 1989 en Nueva York por las mujeres guerrilleras, con carteles donde se leían “Tienen que estar desnudas las mujeres para entrar al museo metropolitano”, en alusión a que menos del 5% de los artistas de las exposiciones de arte moderno eran mujeres pero el 85% de los desnudos son femeninos.

La doctora Torres concluyó diciendo que “historiar a la mujer en el arte es difícil sin embargo, a nivel mundial y en Nicaragua, la mujer empezó a manifestarse con fuerza y a ir ganando espacios, cabe añadir que a través del color, las líneas y los  trazos, así como a través de los distintos géneros, las mujeres han ido avanzando hasta llegar a convertirse en objetos de estudios”.

La exposición cerrará sus puertas el viernes 17 de marzo y en ella se aprecian obras de Berta Marenco, Cayetana, Chilo Cuadra, Chilo Delgadillo, Chylo Bosche, Claudia Fuentes de Lacayo, Dalila Montealegre, Gertrudis Guerrero, Giovanna Serrano, Gloria Luna, Ilse Ortiz de Manzanares, Indiana Cardenal, Ingrid Alexander Tünnermann, Karla Cecilia Rodríguez, Karla Valle, Laura Báez de Lacayo, Ligia Mendieta de Vaughan, Lourdes Centeno, Lucia Ulvert, Luz Marina Acosta, María Antonieta Lugo, María Eugenia Lacayo, María Luisa Lau, María Reneé Pérez, Mercedes Ubago, Nunzia Valenti Fajardo, Pía Melo, Rosa Carlota Tünnermann y Roxana Alaniz.

También: “Ser feminista es ser una mujer independiente, libre y con voluntad propia”