•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los dos hijos de Audrey Hepburn están involucrados en múltiples disputas sobre los objetos que su difunta madre dejó en herencia, según un comunicado de Steve E. Young, abogado que representa el Fondo Audrey Hepburn Children’s.

El mes pasado, la fundación de la actriz presentó una demanda contra Sean Ferrer, hijo de Hepburn con su primer marido, Mel Ferrer, alegando que ha interferido en los esfuerzos de la organización para exhibir recuerdos de Hepburn y recaudar fondos para centros infantiles de los hospitales de Los Ángeles y Nueva Orleans. La principal fuente de financiación de la organización proviene de las exposiciones. Luca Dotti, cuyo padre fue el segundo marido de Hepburn, es el actual presidente del Fondo.

Young afirmó en su declaración del jueves pasado que Ferrer no ha respondido a la demanda. “El asunto en cuestión es el derecho del Fondo a continuar usando el nombre y la imagen de Audrey Hepburn en relación con las exposiciones de sus recuerdos para recaudar dinero para proporcionar apoyo a los niños necesitados”, dijo la declaración de Young. “Ferrer alega que el Fondo no puede hacerlo sin su permiso”, añadió el letrado.

En el primer juicio, la organización, fundada en 1993 por los dos hermanos, afirmó que Ferrer comenzó a “sufrir una crisis financiera” alrededor de 2008 e interfirió en los esfuerzos de la organización para recaudar fondos. De acuerdo con la demanda, la organización caritativa afirma que este intentó bloquearlos por primera vez sin éxito en marzo de 2013. “Sean siempre ha actuado como si él solo tuviera el derecho de aprobar o no aprobar lo que se hace con la imagen de su progenitora”, señaló Young a People.

“El Fondo no está pretendiendo decir que Sean no tenga derecho de usar su nombre e imagen... pero la cuestión principal es el continuo control o supuesto control que Sean ejerce para que nada pueda llevarse a cabo utilizando su apellido o imagen, lo que nos trae de cabeza”, añadió Young. Hay que señalar que la disputa entre los dos hijos de la estrella cinematográfica fallecida en 1993, en Suiza, salió a la luz por primera vez en mayo de 2015, cuando empezó su batalla judicial por la colección de joyas, sombreros, vestuario y fotografías del mito.