• |
  • |
  • END

Miami / EFE

Los cantantes David Bisbal, Juan Luis Guerra, Juanes y Luis Fonsi mostraron ayer su compromiso con los niños discapacitados en un concierto benéfico que se celebró en Miami (EU).

El concierto “Nosotros también somos niños”, que tuvo lugar en el American Airlines de Miami, estuvo organizado por la fundación “La ventana de los cielos”, del cantante venezolano Ricardo Montaner.

Esta fundación se creó hace dos años en Miami para atender a niños que padecen de síndrome de Down, autismo y parálisis cerebral.

“Estoy muy honrado de que hayan aceptado esta invitación que viene del corazón”, declaró Montaner en una conferencia previa al concierto.

Montaner compartió el escenario con el cantante español David Bisbal, el colombiano Juanes, el dominicano Juan Luis Guerra, el puertorriqueño Luis Fonsi y el argentino Noel Schajris, del dúo “Sin bandera”.

La cantante española Niña Pastori, que iba a participar en el evento, tuvo que cancelar su asistencia tras conocer la noticia de su próximo embarazo.

En los últimos meses, Montaner se puso en contacto con estos artistas a los que, según él, los une la pasión por la música y las inquietudes solidarias, casi todas relacionadas con la infancia.

Recién llegado de su gira por España, Bisbal señaló que para todos ha sido un gran esfuerzo estar presentes en el concierto, aunque se mostró encantado de poder colaborar con la infancia a través de su música.

“La música es una de las medicinas más fuertes y efectivas”, afirmó el artista, que también colabora con esta causa a través de su organización, orientada a la reinserción de niños soldados principalmente en África.

Por su parte, Juan Luis Guerra, que con la fundación que lleva su nombre atiende a niños huérfanos en República Dominicana, se alegró de poder utilizar la música para hacer feliz a la gente y llevar un mensaje de “amor y esperanza”.

Fonsi afirmó que participar con este tipo de iniciativas solidarias es un “deber público” que forma parte de su compromiso como artista.

“Se nos hace fácil cantar”, afirmó el puertorriqueño, asombrado de cómo con una canción y una guitarra pueden transformar la vida de personas necesitadas.

Montaner abogó para que los músicos se conviertan en portavoces de los que están abandonados.

“Tenemos una posición privilegiada que hay que aprovechar”, destacó.

El venezolano anunció que recaudaron más de medio millón de dólares en la venta de entradas del concierto, que irán destinadas íntegramente a la fundación “La ventana de los cielos”.

En ella atienden alrededor de 60 niños por semana, de los cuales el 90 por ciento es de origen hispano y cerca del 70 por ciento lo constituyen hijos de padres indocumentados, por lo que no tienen acceso a un seguro que les cubra la terapia.

El cantante acude regularmente junto con los especialistas y voluntarios a impartir terapias musicales a la granja donde funciona la fundación, en la que también tratan de combatir las patologías de los menores a través del contacto directo con los animales.

“La ventana de los cielos”, que acaba de abrir un centro en Buenos Aires (Argentina), tiene previsto extenderse a otras ciudades de América Latina como Asunción (Paraguay), Maracaibo (Venezuela) y Panamá.

El concierto de ayer, que fue presentado por Don Francisco y Susana Giménez, contó con el respaldo de Unicef, que el pasado mes de noviembre nombró a Montaner Embajador de Buena Voluntad.