•  |
  •  |
  • AFP

El actor y cineasta cubano-estadounidense Andy García presentó anoche el documental "Cachao, Uno Más" en el marco del Festival de Cine de Miami, sobre la vida del genial bajista cubano fallecido en 2008, al que considera su fuente de "inspiración permanente". La cinta, producida por Andy García y con dirección de Dikayl Rimmasch, lleva el ritmo del mambo cubano de principio a fin y está centrada en uno de los últimos conciertos de Israel López "Cachao", en la ciudad de San Francisco, del que participó el actor de "El Padrino" tocando timbales y congas.

Entre imágenes del pasado de Cachao López en Cuba, antes del exilio en Estados Unidos, se van mezclando entrevistas y diálogos con el gran maestro del bajo, con otros músicos cubanos y con sus familiares, que logran un perfil completo del considerado inventor del mambo y de "la descarga", ésta con fusiones de jazz latino. Cachao tenía unos 20 años cuando escribió una canción con su hermano, que la llamó "Mambo", un estilo de música cubana con influencias afro, y un ritmo algo más lento que el popular danzón de la mayor isla del Caribe, pero que hacía mover a todo el que lo escuchaba.

Salones de baile, en La Habana y en Estados Unidos, muestran en el film el furor que generaba el ritmo que, con su particular estilo, imprimía "Cachao" a sus canciones. "Cachao ha sido una gran inspiración en toda mi vida. Conocí su música desde muy joven, cuando era un muchachito exiliado en Miami, y la he llevado conmigo siempre porque es el ritmo que me ha hecho sentir siempre cerca de Cuba", contó Andy García antes de presentar el documental.

"Cachao", que componía desde los 8 años y en la adolescencia se ganaba la voda haciendo acompañamientos para películas de cine mudo en La Habana, alcanzó fama mundial a partir de la década del 30 como un virtuoso del mambo y el jazz latino, a los que dio tanta popularidad en Estados Unidos que obligaron a Hollywood a incluir su estrella en el paseo de la fama. El músico falleció de una enfermedad renal a los 89 años, en marzo de 2008, cuando ya había inspirado un tipo de música cubana que luego con el film y el disco de Buena Vista Social Club, recorrería el mundo.