•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La reina ausente. Así llaman a Roxana Galo, quien hace un año se coronó como reina del Carnaval, pero de ella se supo poco durante su reinado ¿las razones? En realidad son muchas. La esteliana señala que su ausencia en el panorama público se debió principalmente a la distanciada relación que mantuvo con la organización del Carnaval de Nicaragua.

“Con la organización del Carnaval no trabajé de cerca. Realmente no. Solo te puedo decir que gané la corona, el resto lo hice yo. Vestuario, presentarme a actividades, todo por mi cuenta.  Al inicio quien únicamente me ayudaba con tiendas era Reyneris Cerda, la relacionista pública del Carnaval”, cuenta la esteliana. “Aquí donde me ves ando vestida y maquillada por cuenta propia”, dijo Galo.

La estudiante de periodismo también reveló que jamás recibió apoyo para poder pagar su transporte de Estelí hacia Managua.

Galo tiene nacionalidad hondureña. Gracias a ello también participó en un certamen en ese país, Miss Universe Honduras “y ganés o no, están pendiente de tu imagen y necesidades”.

“Como reina soy imagen de una organización y por ende creo que la directora debería cuidar un poco eso”, agregó.

¿Y el carro?

En entrevista con El Nuevo Diario, Galo afirmó que dentro de su contrato como reina se establecía un carro como premio. “Ese carro no lo vi, no lo sé, no lo escuché. Pregunté y dijeron que no había carro, que el premio eran 1,000 dólares que sí recibí tres meses después”.

“Puras mentiras”

El Nuevo Diario contactó a la presidenta del evento, Emperatriz Urroz, quien afirmó que jamás le prometieron un carro a Galo, porque desde hace años no se entrega tal premio a la ganadora. Asimismo expresó que nunca le prometieron “darle mantenimiento” o ayuda monetaria para sus gastos  porque el Carnaval no tiene presupuesto. Tanto Urroz como Galo indican tener copia del contrato.

Roxana Galo señaló que mantuvo roces con la organización e indicó que su reinado se limitó a ser un hobby pues ahora sus prioridades son la educación y la familia.

“No me interesa ser una reina bonita y no tener nada en la cabeza. Por eso discutía con ella (con Emperatriz Urroz, directora del Carnaval) porque decía que yo le quedaba mal en las actividades”.

Del todo no fue malo, afirmó “esto lo veo como aprendizaje, creo”.   “Fue una experiencia que me ayudó a crecer y desenvolverme. Trabajé con distintas empresas y muchas campañas. A nivel personal me conseguí mis propios trabajos”, apuntó la joven de 19 años.

No soy farándula 

La guapa esteliana manifestó que no se relacionó de cerca con las actuales candidatas que esta noche compiten por ser su sucesora. “Son bonitas, pero todas son superapartadas, asiladas". 

Pero también ella misma afirma preferir estar aislada y alejada de la farándula. “Yo estudio periodismo y quiero que me miren como una persona seria. Lo mío no es andar tomándome foto para que me vean y me den like. Lo mío es postear cosas interesantes. Me gusta mucho la gente culta. Y esto de andar en la farándula tomándote fotitos no es lo mío realmente.  

“No figuré tanto porque no tenía el apoyo de la organización. Todo lo que yo tenía que hacer fue por mis propios medios. Si yo hubiera tenido el apoyo de Emperatriz Urroz hubiese hecho un mejor papel. Yo quería apoyar organizaciones (…) había un concurso que me prometieron, Miss Charity Queen y se lo dieron a otra persona”.

Metas

Esta noche Roxana Galo entrega corona. Después de esta experiencia quiere darse un descanso para pensar en su futuro, en el cual se ve como periodista de temas económicos y no descarta nuevamente entrar en un certamen de belleza aunque se siente más atraída por las pasarelas “de alta costura”.