•   Chicago, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El director chileno Carlos Leiva Barahona tuvo que invertir los ahorros de su vida, y de tres amigos, para financiar su primer largometraje, "El primero de la familia", muy parecido a muchos de los jóvenes talentos que presentan sus óperas prima en el Festival de Cine Latino de Chicago (EE.UU).

"Me cansé de mendigar fondos públicos durante cuatro años y nos lanzamos con mis amigos", declaró Leiva a Efe, al recordar el laborioso proceso que tuvo que seguir para conseguir los 15.000 dólares necesarios para filmar lo que para muchos es una comedia, pero que él define como drama.

"El primero de la familia" (2016), ambientada en un barrio de Santiago de Chile, cuenta la historia de un joven como Carlos, que es el primero en llegar a la universidad en su familia y en viajar al exterior para estudiar Medicina en Londres como una beca.

Al escribir el guión incluyó muchos momentos de su propia vida y familia, que vive hacinada en una casa de un barrio periférico de la capital, para "metaforizar la gran crisis" que vive Chile, señaló.

"Por fuera y para los demás, Chile es un país en constante progreso y un ejemplo para América Latina, pero cuando se despega la primera capa se nota una desigualdad brutal, donde el 1 % de la población es muy rica y el resto vive en condiciones muy difíciles", agregó.

Según Leiva, Chile estrena anualmente unas 50 películas propias, de las cuales solo 6 son financiadas con fondos públicos. A pesar de sus antecedentes exitosos que abarcan cinco cortometrajes, entre ellos "Ambiente familiar" (2009), que fue exhibido en los festivales de San Sebastián, Milán, San Pablo y Bruselas, y ganó muchos premios, la industria cinematográfica de su país no lo apoyó y tuvo que convencer a los actores y personal técnico para que trabajaran sin cobrar.

"La idea era repartir más adelante, si ganábamos algo", explica. Otro director, Christian de la Cortina Castañeda, hijo de chilenos pero nacido y crecido en Canadá, presentó "Generación Lobo" (2016) en esta trigésima tercera edición del festival, que arrancó el pasado jueves.

El Festival de Cine Latino de Chicago, que se extenderá hasta el 4 de mayo, presentará este año 71 largometrajes de realizadores de Latinoamérica, España, Portugal y Estados Unidos.