•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Amistad, amor. Palabras o sentimientos que considera se deben aprender a valorar, para aplicarlas con propiedad.

Bondad. “Hay que tratar a todas las personas, con bondad, y amor”, considera.

Conciencia. Afirma que es necesaria para tratar de crecer con una conciencia de todo lo que nos rodea; el medioambiente y cualquier tema social.

Dormir. Un placer que le hace falta, sobre todo en la madrugada, hasta la mañana, pues le cuesta dormir.

Ecuanimidad. “Un concepto difícil de manejar para casi toda la humanidad”, refiere.

Facilismo. Para ella, muchas personas y funcionarios de todo tipo caen en el facilismo. No se esfuerzan por   hacer algo mejor o completamente bien. 

Geografía. “Me encanta la geografía, recorrer el mundo, conocerlo implica explorar   costumbres, culturas, gente y valorarlas”, comparte.

Hambre. Tiene “hambre de justicia. También hay mucha hambre en nuestro continente. En toda América”. 

Ilusión. Está convencida de que la humanidad necesita ilusionarse, pues para ella tener ilusiones es tener un motor que te da vida.

Juventud, divino tesoro. “Sabia frase de Rubén Darío. Pero poco valorada. La juventud es para estudiar y prepararse. La juventud se acaba y también el tiempo. Hay que aprovecharla”.

Kola Shaler. “Bebida nicaragüense boicoteada en nuestro propio país.  Triste pero cierto”.

Leer. Su filosofía es vida para que fuera eterna para leer. Disfruta un buen libro y afirma que leer es parte de su libertad.

María. El nombre le evoca a la madre de Jesucristo. “Nuestra madre reina”.

Niños. “Los adoro. Hay que trabajar mucho por y para los niños”, afirma. 

Obediencia. Considera que se ha perdido ese valor. “Niños, adolescentes y adultos pecamos por desobedecer lo justo, lo correcto”.

Padre, papá. “Un ser importante para los niños. Lamentablemente muchos padres no conocen a cabalidad ese concepto”, define

Querer. Queso. Dos cosas que definitivamente le encantan.

Respeto. “El respeto al derecho ajeno es la paz. Si no hay respeto, ni hay derecho ni hay paz”, parafrasea.

Sinceridad. Señala que es difícil ser sincero y que cuando se es siempre se cae mal, sobre todo cuando se trata con personas inseguras.

Tiempo. “El tiempo perdido hasta los santos lo lloran, dice un dicho, pero muchos no lo valoran y juegan con el tiempo de las demás personas”, enfatiza.

Unidad. Afirma que es lo que le hace falta a la gran familia nicaragüense.

Vecina, vecino.  “Eduardo Romero Gómez. Mi excelente vecino y gran amigo. Se me fue ya”, lamenta.

Walter. Es el primer nombre que se le vino a la mente y no dudó en usarlo para resolver la encrucijada de buscar una palabra con esta letra.

X ilófono. “Se me quedó para siempre esa palabra de la cartilla Mantilla”, dice entre risas. 

Ya, ya, ya. “A veces me desespera la lentitud. El no hacer las cosas en cuanto se debe. Vivimos procastinando, postergando.

Zapato, zapatos. “Un tiempo fui viciosa de los zapatos. Los colombianos y los italianos me fascinan todavía. Y una de mis hijas, igual. Una de ellas se compró una vez 13 pares de zapato”, confiesa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus