•   Cannes, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Este año Nicole Kidman fue la reina de Cannes, con tres películas y una serie en la selección oficial. A los 49 años, la actriz recibió este domingo un premio especial de la 70ª edición del certamen.

La estrella de Hollywood, que alterna éxitos de taquilla con cine independiente, protagonizaba dos películas en la competición oficial.

La primera es "La seducción", sobre la historia de un soldado que se esconde en un internado para chicas durante la Guerra de Secesión, con Colin Farrell, Elle Fanning y Kirsten Dunst, y bajo las órdenes de Sofia Coppola, que se llevó el premio a la mejor dirección.

La actriz australiana también aparecía junto a Colin Farrell en "The Killing of a Sacred Deer", del griego Yorgos Lanthimos, galardonado por el mejor guión.

Fuera de la competición, esta pelirroja con rostro de porcelana presentó en la Croisette "How to Talk to Girls at Parties" del estadounidense John Cameron Mitchell.

Además, también estuvo presente con la segunda temporada de la serie de televisión "Top of the Lake" de la realizadora neozelandesa Jane Campion, exhibida en una sesión especial.

La actriz, que cuenta con tres Globos de Oro y un Óscar por su interpretación de Virginia Woolf en "Las horas", de Stephen Daldry, en 2003, ya ha estado en múltiples ocasiones en Cannes.

En 2001 desfiló por la alfombra roja por ser la protagonista de "Moulin Rouge", una comedia romántica y musical donde interpretó a una bailarina de cabaret.

En 2003, el drama experimental "Dogville" de Lars von Trier, la volvió a llevar a la Croisette, una experiencia que repitió con el thriller "Paperboy" de Lee Daniels de 2012.

En 2014, la película biográfica "Grace de Monaco", en la que interpreta a la actriz convertida en princesa, de Olivier Dahan, abrió el festival.

Con más de 60 películas a sus espaldas, Kidman, que en 2002 fue descrita por la revista People como la mujer más bella del mundo, ha trabajado bajo la dirección de directores tan prestigiosos como Stanley Kubrick, Gus Van Sant y Jane Campion.

Un matrimonio ultra mediático 

Nicole Mary Kidman nació el 20 de junio de 1967 en Honolulu, en Hawái, donde su padre, un psicólogo australiano trabajaba en el Instituto Nacional de Salud Mental.

La familia regresó a Australia cuando ella tenía cuatro años y desde muy joven se interesó por la danza, el mimo y la comedia, abandonando finalmente los estudios tradicionales para estudiar interpretación.

En 1983, a los 14 años, se dio a conocer por su papel en el telefilme australiano "Bush Christmas".

Después de varios papeles en Australia, en 1989 se lanzó a la aventura de conquistar Hollywood, con la película "Dead Calm" ("Calma total" en España y "Terror a bordo" en Hispanoamérica).

Después se confirmó con "Días de trueno", en la que interpreta a la novia del personaje de Tom Cruise.

Con esa película, su vida también tomó un giro, ya que ambos pasaron a ser pareja en la vida real. En 1991, se casaron en una ceremonia ultramediatizada. Se separaron 10 años más tarde, en uno de los divorcios más sonados de la historia de Hollywood.

Su carrera es ecléctica, entre la taquillera "Batman Forever" ("Batman eternamente"), el filme de suspense con toques de erotismo "Eyes Wide Shut" de Stanley Kubrick y el teatro londinense con la obra de Arthur Schnitzler "La ronda".

En 1995, el realizador Gus Van Sant le dio la oportunidad de demostrar sus talentos de actriz en "Todo por un sueño". "Moulin Rouge" de Baz Luhrmann la catapultó al rango de estrella internacional.

Este año ha optado al Óscar por su papel de una madre adoptiva en "Lion" ("Un camino a casa") de Garth Davies.

Nicole Kidman, que llegó a ser una de las actrices mejor pagadas de Hollywood, ha bajado su ritmo de trabajo después de su encuentro con el músico Keith Urban, con quien se casó en 2006 y con quien tiene dos hijos.