•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La prensa rusa, en general muy reservada respecto a Andrei Zvyagintsev, se congratuló el lunes por el premio del Jurado otorgado al director durante la 70ª edición del Festival de Cannes por "Loveless", un áspero retrato de una sociedad rusa deshumanizada.

"Nuestro cine está de nuevo en el centro de atención. Provoca interés y respeto y eso da gusto", recogía el diario Rossiskaia Gazeta, órgano del Gobierno ruso.

En Cannes, "nuestros filmes están entre los mejores del mundo. ¿Acaso no es una razón para congratularnos por nuestro famoso orgullo nacional?", se preguntaba Rossiskaia Gazeta, como una advertencia ante la "indignación" de quienes denuncien un retrato "que ensombrece la realidad rusa" en "Loveless".

"¡Estamos de vuelta en el mapa del cine mundial!", afirmó el presentador del popular programa "Industria del Cine", de la cadena pública Rossiya-24.

El diario de oposición Novaia Gazeta lamentó, por su parte, la falta de financiación pública para el nuevo trabajo del director, mientras que su anterior filme, "Leviatán" sí que contó con subvenciones del ministerio ruso de Cultura.

"Una pena que el Estado no haya participado en esta película, de gran importancia social", denunciaba el rotativo.

"Loveless" cuenta la historia de una pareja moscovita que se separa para rehacer su vida, cada uno por su lado, y que pierde a su hijo de 12 años en este divorcio.

Andrei Zvyagintsev ya fue galardonado con el premio al Mejor Guion en 2014 por "Leviatán" y el premio del Jurado en 2011 en la sección "Un certain regard" por "Elena".